Iberdrola negocia fusionar su filial de EE UU Avangrid con PPL

La eléctrica española sería el primer accionista destacado del nuevo grupo

Avangrid
Parque eólico de Iberdrola en Minnesota

La eléctrica estadounidense Avangrid, participada en un 81,5% por Iberdrola, negocia fusionar parte o todo el negocio con su rival PPL en una operación que daría lugar a una empresa de 67.000 millones de dólares (unos 60.000 millones de euros) en activos en caso de fusión total, según adelantó la noche de este viernes el diario Financial Times y confirman fuentes del mercado a CincoDías.

Fuentes del sector señalan que no hay certeza de que se vaya a alcanzar un acuerdo y que las negociaciones son preliminares. La operación podría estructurarse de diferentes maneras. Avangrid tiene una capitalización bursátil de 15.410 millones de dólares (unos 14.000 millones de euros), mientras que PPL vale en Bolsa 22.687 millones de dólares (unos 20.500 millones de dólares).

Si las dos compañías deciden fusionarse, la empresa resultante sería una de las mayores utilities de Estados Unidos y el acuerdo daría lugar a la mayor operación corporativa del sector este año.

Una fusión entre ambas compañías sin inyección de capital adicional daría lugar a un gigante energético con una capitalización bursátil de cerca de 35.000 millones de euros en la que Iberdrola tendría en torno a un tercio del capital.La eléctrica española sería el primer accionista destacado, seguida por las gestoras de grandes fondos de inversión como Blackrock y Vanguard, que poseen algo más del 8% de PPL y tendrían en torno al 5% cada una en la fusionada (tomando como referencia las cotizaciones de mercado y sin inyecciones de capital adicionales). State Street, FMR e Invesco se situarían a continuación con participaciones entre el 2% y el 4%, aproximadamente.

La nueva empresa se situaría como la séptima utility por capitalización bursátil de EE UU. Avangrid está por ahora entre las 20 primeras del país por valor en Bolsa, aunque lejos aún de aspirar al top ten.

No se descarta, en caso de llegarse a un acuerdo, que la operación conllevase una inversión adicional por parte de Iberdrola. Ni avangrid, ni PPL ni Iberdrola han querido hacer comentarios sobre la posible operación. Las acciones de PPL subieron en Bolsa un 2,85% el viernes, mientras que las de Avangrid cayeron ligeramente.

Avangrid tiene su sede en New Haven, en el estado de Connecticut, mientras que PPL está en Allentown, Pensilvania. PPL se ha mantenido como una eléctrica tradicional, mientras que Avangrid ha realizado una decidida apuesta por las energías renovables, aunque alguno de sus proyectos más emblemáticos en generación eólica marina (Vineyard) están por ahora bloqueados a falta de permisos administrativos.

Avangrid da servicio de gas o electricidad a 3,2 millones de clientes en Nueva York, maine, Connecticut y Massachussetts. La compañía también posee un negocio de energía renovable, compuesto por parques eólicos y solares en 24 estados de EE UU. Su evolución en Bolsa ha estado por debajo de la de otras empresas del sector en EE UU, con leves caídas en lo que va de año. Cuenta con una deuda neta de 7.100 millones. El 86,4% de su producción de 19.983 GWh en 2018 tuvo origen renovable, según el informe anual de Iberdrola. Tiene una capacidad instalada de 7.561 MW, de los que 6.713 son renovables.

Estados Unidos aportó el 21% del resultado bruto de explotación (Ebitda) de Iberdrola en 2018, convirtiéndose en su segundo país por este criterio, solo por detrás de España (38%) y por delante de Reino Unido (19%).

PPL, antes conocida como Pennsylvania Power and Light, tiene una deuda neta de 22.300 millones. Posee activos en Pensilvania y Kentucky, así como una compañía de distribución en el Reino Unido, Western Power Distribution, que representa cerca del 30% de sus ingresos. El grupo da servicio a más de 10 millones de clientes de electricidad en los dos países.

La presencia de ambas compañías en Reino Unido, donde Iberdrola ya es muy fuerte a través de Scottish Power, podría constituir un obstáculo desde el punto de vista regulatorio en caso de un acuerdo, pero PPL podría llegar a vender o escindir su negocio en el país si eso llegara a ser un obstáculo decisivo.

El pasado año, PPL estuvo entre las compañías interesadas en la compra de la eléctrica estadounidense Vectren Corp.

Normas
Entra en El País para participar