Miguel Ángel Panduro, CEO de Hispasat, gana desde la defensa

Tiene un largo recorrido en las telecomunicaciones estatales y el ámbito militar y espacial

Miguel Ángel Panduro, nuevo CEO de Hispasat.
Miguel Ángel Panduro, nuevo CEO de Hispasat.

Los grandes entrenadores de baloncesto dicen que las victorias se hacen desde la defensa. Miguel Ángel Panduro (Miguel Esteban, Toledo, 1962) sabe de ese deporte y de defensa, de defensa militar y telecomunicaciones, en concreto. Es el nuevo consejero delegado de Hispasat, el operador de satélites estatal que ha pasado a manos de Red Eléctrica.

Está casado y tiene dos hijos; su círculo cercano define a Panduro (le llaman por el apellido) como un amante de los amigos y del deporte. Es vicepresidente del club de baloncesto madrileño Estudiantes (y vocal de su fundación) y asiduo al Wanda Metropolitano como forofo del Atlético de Madrid, además de seguidor acérrimo de Rafael Nadal.

Animado por su padre, se hizo teleco, ingeniero de telecomunicaciones, por la Politécnica de Madrid. Estudios que compaginaba con la ocupación de delegado de deportes del colegio mayor, y la de organizador de campeonatos intercolegios.

En la década de los noventa se incorporó a Hispasat. Sus inicios profesionales, como los de todo ingeniero, fueron en las ramas técnicas, especialmente en el ámbito de la gestión del espectro, de las redes por satélite y la TV digital. Fueron años de vivir con una tarjeta de embarque constante y de esculpir unas cualidades de negociación de las que ha hecho gala a lo largo de los años.

Su segunda casa era la sede en Ginebra de la Unión Internacional de Telecomunicaciones (organismo de la ONU). En 1998, Panduro jugó un papel fundamental en el proceso de coordinación de frecuencias entre Administraciones y operadoras.

Aunque él considera que su trayectoria profesional ha sido poco habitual en el campo de los telecos, el colegio oficial del ramo –junto con la asociación española– le distinguió con su máximo reconocimiento en 2011, al designarlo Ingeniero del Año. Sus colegas del colegio le consideran una excelente persona, muy cercana siempre, pese a haber tenido cargos importantes, y muy participativa en grupos de trabajo y actividades solidarias.

Dicen de él que son sus extraordinarias dotes de liderazgo y gestión de equipos y un prurito personal de conseguir lo que se propone los méritos que le han llevado a tener su destacada trayectoria profesional. En sus primeros 15 años en Hispasat llegó a ser miembro del comité de dirección, como responsable de comercial y servicios.

En aquellos años, la compañía fue pionera en los despliegues de TV digital y banda ancha por satélite –proyecto en el que trabajó Panduro–, y entraba ya en los mercados latinoamericanos en expansión.

En 2004, el ingeniero recibió el encargo de pilotar la transformación y modernización de la empresa pública de consultoría e ingeniería del Ministerio de Defensa, Isdefe. En sus ocho años como consejero delegado, duplicó la plantilla y la facturación y diversificó la cartera de servicios de la compañía.

Supo imprimir al personal dinamismo, exigencia e ilusión en un buen momento para la economía y las empresas públicas españolas. Incorporó a la cartera de clientes a las Naciones Unidas, la OTAN y la Agencia Europea de la Defensa, entre otros.

Su implicación con las fuerzas armadas y todos los estamentos del ministerio le fueron reconocidos con la imposición de la Gran Cruz al Mérito Militar con distintivo blanco en 2011.

Un año después, recibiría un nuevo cometido en el que debía aportar la experiencia de los dos mundos en los que había desarrollado su actividad: la defensa y el espacio. En marzo era nombrado CEO de Hisdesat, el operador gubernamental de servicios por satélite, propiedad en parte de Hispasat. En la compañía ha aplicado la “encomiable confianza en los proyectos que aborda, su talante conciliador y abierto y su capacidad de integración y de dirección”, dicen en su círculo.

Uno de sus últimos proyectos en la empresa ha sido Spainsat NG, de 1.600 millones de euros, que pondrá en marcha la nueva generación de comunicaciones por satélite militares.

Ahora, Miguel Ángel Panduro afrontará un nuevo desafío como consejero delegado de Hispasat, de la mano del nuevo dueño, Red Eléctrica. Como en los casos anteriores, el reto aúna el valor económico de las cuentas con el valor estratégico de la misión.

La empresa pública pretende, entre otros objetivos, avanzar en negocios como la defensa y la seguridad, además de expandirse en el ámbito de las comunicaciones seguras, donde hay una demanda cada vez más fuerte por parte de Gobiernos y ejércitos. Además, Red Eléctrica quiere que Hispasat tenga la mayoría en Hisdesat. En todos esos planes, la experiencia de Panduro será clave. Él se ocupará de la defensa, del trabajo sucio, para que otros hagan la parte más lucida.

Conocedor a fondo del sector

Además de ingeniero de telecomunicaciones, Miguel Ángel Panduro es diplomado en alta dirección por el IESE y está cualificado por el Centro Superior de Estudios de la Defensa Nacional.

Es también patrono de la Fundación Aeronáutica y Astronáutica Española y de la Fundación Círculo de Tecnologías para la Defensa y la Seguridad. Ha sido vocal de la comisión de apoyo a la tecnología de Cotec y miembro de la dirección del Digital Video Broadcasting de la Unión Europea de Radiodifusión.