La sucesión de Sergio Ermotti en UBS tiene visos de posponerse

El espionaje ha generado especulaciones sobre un cambio en Credit Suisse, pero en su rival puede ser al revés

El consejero delegado de UBS, Sergio Ermotti.
El consejero delegado de UBS, Sergio Ermotti.

El humillante escándalo del spygate de Credit Suisse ha suscitado otra cuestión imprevista en su rival de la misma ciudad UBS: ¿quién sucederá a Sergio Ermotti como consejero delegado?

Como algunos candidatos internos han abandonado UBS el año pasado, la persecución por parte de Credit Suisse de su antiguo ejecutivo Iqbal Khan, que se ha estrenado esta semana como director de gestión de patrimonios en UBS, ha elevado su perfil como potencial sucesor de Ermotti. Pero tanto Khan como otros candidatos aún tienen que demostrar su valía. Es posible que Ermotti tenga que posponer la jubilación, directamente.

El mes pasado, Ermotti celebró ocho años de gestión en UBS, lo que le convierte en el consejero delegado con más antigüedad en el banco de inversión y gestor de fondos suizo de 37.000 millones de euros. Eso, sumado al hecho de que el próximo mes de mayo cumplirá 60 años, la comunidad financiera de Zúrich está plagada de especulaciones sobre su posible renuncia al poder en 2020.

Podría decirse que a UBS le vendría bien renovarse. Las acciones han perdido más de un tercio de su valor en los dos últimos años, con una rentabilidad inferior a la de Credit Suisse en 10 puntos porcentuales. La rentabilidad de la gestión de patrimonios, el motor de los beneficios del banco, está cayendo últimamente, lo cual es un mandato claro para que Khan demuestre su valía. Y la decisión de Ermotti de luchar contra las autoridades francesas ante los tribunales por un presunto fraude fiscal parece haber sido contraproducente, ya que el prestamista se enfrenta ahora a enormes multas legales.

El problema es que hay pocos pretendientes al trono creíbles y con experiencia. La salida de Juerg Zeltner, exdirector de gestión de patrimonios, a finales de 2017 y de Andrea Orcel, jefe de banca de inversión, un año después, eliminó a dos fuertes candidatos internos.

Otro, Martin Blessing, anunció su partida en agosto tras la contratación de Khan. Los demás contendientes son Tom Naratil, el codirector de patrimonio en Estados Unidos, y la suizo-alemana directora de operaciones, Sabine Keller-Busse.

Sin el sustituto adecuado, el consejo de administración de UBS tendría que considerar la opción de un sustituto externo para Ermotti, arriesgándose a la partida de Khan y alguno más, o mantenerlo en el cargo más allá del próximo año. Incluso podría quedarse el tiempo suficiente para suceder al presidente Axel Weber en 2022, fecha esperada de su renuncia.

Es cierto que los anteriores consejeros delegados de UBS que ascendieron a la presidencia pasaron previamente por un período de “enfriamiento”, aunque eso no es imperativo.

El spygate provocó especulaciones sobre un posible fin prematuro del liderazgo de Tidjane Thiam, consejero delegado de Credit Suisse. Por contra, parece que la longevidad de Ermotti va a prolongarse.

Los autores son columnistas de Reuters Breakingviews. Las opiniones son suyas. La traducción, de Carlos Gómez Abajo, es responsabilidad de CincoDías