Brexit

Johnson dice al juez que pedirá prórroga si no hay acuerdo

Pedirá una prórroga el día 19, según los documentos presentados para una vista en Escocia

Cambiones embarcando en las instalaciones de Eurotunnel, en Folkestone, Reino Unido.
Cambiones embarcando en las instalaciones de Eurotunnel, en Folkestone, Reino Unido. Getty Images

El Gobierno de Boris Johson, que ha hecho de la promesa de dejar la UE en cualquier caso el 31 de octubre el principal argumento de su mandato, ha asegurado a un  juez escocés que pedirá una prórroga de la ruptura con la UE si no hay acuerdo el día 19. Así lo revelan una serie de documentos oficiales presentados este viernes durante una vista en el Tribunal de Sesiones de Edimburgo, que evalúa si el primer ministro, el conservador Boris Johnson, podría ser multado o incluso ir a la cárcel en caso de forzar un Brexit salvaje.

El proceso es consecuencia de la legislación aprobada en septiembre por el Parlamento, que obliga al Ejecutivo a requerir una prórroga de las negociaciones con Bruselas en caso de que no se haya pactado un plan de retirada ante la fecha límite del 19 de octubre, después del Consejo Europeo. "Él (Johnson) enviará una carta en la forma estipulada según el calendario no después del 19 de octubre", recoge el texto, ha sido divulgado por uno de los demandantes, el activista antibrexit Jolyon Maugham. Se espera que el tribunal se pronuncie el próximo lunes sobre las consecuencias legales que podría asumir el "premier" si fuerza una ruptura.

Mientras, los Estados de la Unión Europea siguen sin esta convencidos con la última propuesta para pactar el Brexit, remitida por Londres el miércoles. Así se lo transmitió el presidente del Consejo Europeo, Donald Tusk, al primer ministro del Reino Unido, Boris Johnson, tras una conversación telefónica anoche. "Mi mensaje al primer ministro Boris Johnson: seguimos abiertos, pero todavía no estamos convencidos", escribió el político polaco en Twitter.

Dublín, clave en la negociación en la medida en que los puntos de desacuerdo se refieren a la frontera entre Irlanda y el Ulster, también mostró escepticismo. El premier Leo Varakdar aseguró que el país vetará cualquier acuerdo que no blinde una frontera abierta. El ministro de Asuntos Exteriores fue más allá al asegurar que, si bien la propuesta de Johnson "es un esfuerzo en la dirección correcta", si se trata de la propuesta final, no habrá pacto.

El plan de Johnson pasa por que Irlanda del Norte se mantenga alineada con las normas del mercado único tras la salida del Reino Unido de la Unión Europea, pero solo en la circulación de mercancías y de forma temporal. Además, esa provincia británica en la isla de Irlanda saldría junto con el resto del Reino Unido del espacio aduanero de la UE, lo que implicaría algún tipo de control de aduanas entre la República de Irlanda e Irlanda del Norte. La propuesta también da a la Asamblea de Irlanda del Norte poder de veto sobre el acuerdo.

Según la agencia Bloomberg, el negociador jefe de la UE, Michel Barnier, ha dado una semana a Johnson para regresar con un plan mejor. La propuesta se queda corta respecto a las peticiones europeas, aseguró en un encuentro con diplomáticos, y Bruselas prevé decidir en una semana si hay avances suficientes para volver a buscar un acuerdo, que será imposible si no llegan nuevas propuestas de Downing Street. El 13 de octubre se celebra una cumbre de jefes de Gobierno en Bruselas, y Johnson prepara una ronda de contactos de alto nivel en busca de puntos de encuentro. 

El día 31 el Reino Unido debe salir de la Unión Europea, salvo que el Ejecutivo pida una nueva prórroga. Aunque Boris Johnson ha prometido decenas de veces que no habrá un nuevo plazo, el Parlamento ha legislado contra una salida sin acuerdo.

Johson, mientras, se encuentra en la posición opuesta a Theresa May. El primer ministro ha recabado apoyos suficientes en el Parlamento británico para que éste apruebe sus planes, pero necesita pactar con Bruselas. Dentro de su partido, tanto los euroescépticos como los partidarios de un acuerdo respaldan el plan, así como los unionistas de Irlanda del Norte, según manifestaron ayer distintos parlamentarios. Queda por ver, eso sí, si Johson podrá mantener prietas las filas si hace las concesiones que exigen Bruselas y Dublín.

Normas
Entra en El País para participar