Restauración

Starbucks España cayó en pérdidas en 2018 pese a unas ventas récord

La filial española perdió 885.000 euros, sus primeros números rojos desde 2012

Una de las últimas cafeterías abiertas por Starbucks en Madrid.
Una de las últimas cafeterías abiertas por Starbucks en Madrid.

La cadena de cafeterías Starbucks sufrió en 2018 sus primeras pérdidas anuales en España desde 2012, pese a registrar una cifra de ventas récord en el país.

En concreto, la compañía registró unos números rojos de 885.000 euros durante el ejercicio pasado, frente al beneficio de 1,9 millones que consiguió en 2017. La filial española de la cadena de cafeterías había encadenado cinco ejercicios consecutivos siendo rentable, en paralelo a su constante crecimiento de su red y, como resultado, de sus ventas. Estas se elevaron a 76.6 millones el año pasado, la mayor cifra desde su implantación societaria en España en 2003.

Como muestran sus cuentas anuales, consultadas a través de la plataforma Insight View, parte del resultado del ejercicio se debió a una inversión de 12,7 millones para acelerar su expansión. Se trata de la cantidad más alta que Starbucks ha invertido en España en al menos 11 ejercicios, e incrementa en un millón los fondos que destinó en 2017. También suponen el doble que en 2016 y seis veces más de la media que invirtió en los siete años posteriores.

Este mayor esfuerzo se tradujo en 23 nuevas aperturas, que elevaron su red de cafeterías propias a 126 en España, además de 9 sublicenciadas y una en Andorra. También cerró un local durante el año. Todos esos establecimientos los operaba en régimen de alquiler, con un gasto por arrendamientos de 13,7 millones, tres más que en el año anterior. Durante este año la compañía anunció la apertura de su tienda 150 en España, en concreto en Madrid, donde mantiene 61 cafeterías.

A cierre de 2018, Starbucks contaba con 1.614 empleados, un 10% más, y los gastos de personal se elevaron un 4% hasta 23 millones de euros. Para 2019, la empresa anticipaba en su informe de gestión que preveía continuar con el crecimiento de las ventas que de forma ininterrumpida mantiene desde 2014, y una mejora de los resultados “como consecuencia de esas mayores ventas y una adecuada gestión de los gastos operativos”.

El negocio español de Starbucks era, hasta 2018, propiedad del grupo Sigla, la antigua propietaria de Vips. Esta fue adquirida a finales del año pasado por el grupo mexicano de restauración Zena-Alsea, que venía explotando en los últimos años los restaurantes Domino’s Pizza en España, entre otros.

Como figura en sus cuentas, Starbucks ha pasado de estar en el perímetro de consolidación de Sigla para estarlo en el de Food Service Project, la sociedad bajo la que Zena-Alsea explota en España sus negocios de restauración. La adquisición por parte de esta de Sigla ascendió a 500 millones de euros, en una operación que, como informó CincoDías, provocó importantes réditos para el antiguo equipo directivo de la empres adquirida. Este se repartió un bonus de 23 millones de euros por la venta, lo que provocó que Sigla cerrase el ejercicio con unas pérdidas de 18 millones.

Normas