Naturgy comprará el 34% de Medgaz a Cepsa con lo que alcanzará el 49%

Los árabes Sonatrach y Mubadala mantendrán el 51% del gasoducto

Instalaciones del gasoducto de Medgaz.
Instalaciones del gasoducto de Medgaz.

La operación de compra de la participación de Cepsa en Medgaz (un 42%) por parte de Naturgy sigue su curso. Fuentes próximas a la operación aseguran que la energética que preside Francisco Reynés estaría rematando la compra de un 34% de dicha participación en el gasoducto argelino que, sumada al 15% que ya posee, le otorgaría el 49% del capital.

De esta manera, el 51% restante y, por tanto, el control, quedaría en manos árabes: la petrolera Sonatrach, promotora inicial de la gran infraestructura, cuenta con un 43% y el 8% restante, correspondiente al paquete en venta de la propia Cepsa, se lo quedaría posiblemente el accionista de la petrolera española, el fondo soberano de Abu Dabi Mubadala. Este entró en escena hace un mes y con ello quedó descartada la búsqueda de un socio financiero por parte de Naturgy, que pretendía compartir una parte pequeña de ese 42% con otro inversor.

Fuentes de Naturgy han declinado hacer comentarios sobre una operación, “que aún no se ha cerrado” y para la que hay “otras opciones” encima de la mesa, indican. Al parecer, añaden otras fuentes, Sonatrach habría ejercido el derecho de tanteo que también tiene Naturgy, aunque la operación se cerrará con el paquete del 49% para la energética española. Los bancos de negocio (Natixis, Société Générale, Banco Santander y BBVA) y los despachos de abogados (Baker & Mckenzie o Allen and Overy) ultiman los detalles.

Respecto al precio de la operación, aunque hace un año, en el folleto de la frustrada colocación en Bolsa del 30% de Cepsa en Bolsa, Mubadala se comprometía a comprar el 42% de su filial española en Medgaz por 500 millones de euros, para dotarla de liquidez y reducir su deuda, esa cifra se considera ahora muy elevada.

Precio

Las fuentes antes citadas aseguran que este valor estaría más cerca de los 400 millones que de esos 500 millones, de los cuales, a Naturgy le correspondería pagar el equivalente al 34%. El compromiso es que la transacción se materialice antes de que Carlyle Group concrete la compra de hasta un 40% de Cepsa que acordó el pasado mes de abril y cuyo cierre está previsto para finales de este año.

A finales de julio, la Comisión Europea dio el visto bueno, desde el punto de vista de la libre competencia, a la compra de dicha participación por parte de Carlyle, que se ha comprometido a desembolsar hasta 3.000 millones de euros por esa participación (descontada la deuda de la petrolera que, a 31 de diciembre, ascendía a 3.089 millones), según informó entonces la compañía. Ese precio supone valorar el 100% de la petrolera española en de 12.000 millones de dólares (unos 11.000 millones de euros). Del perímetro de la operación de venta de Cepsa ha quedado excluido el 42% de Medgaz y el precio definitivo se ajustará en función, entre otros, de la evolución de la deuda. El acuerdo incluyó, no obstante, mantener inamovible el endeudamiento.

Mubadala se comprometió con el Ministerio para la Transición Ecológica a no vender a Carlyle el paquete de Cepsa en el gasoducto internacional, que tiene la consideración legal de estratégico. No obstante, según fuentes del sector, a este fondo de inversión tampoco le interesaba comprar este activo.

Por ser estratégico, el gasoducto submarino que, procedente de Argelia, llega a España por Almería, es equiparable al resto de activos regulados de gas natural (redes de distribución y transporte). Por tanto, la compra por un inversor extracomunitario de una participación superior al 10% o inferior que le otorgue una influencia significativa del capital debe ser comunicada a la CNMC, que la analizará y podría imponer condiciones a la venta.

Tal sería el caso de Mubadala que, aunque se quede con menos del 10% en Medgaz, su posición de árbitro será determinante entre dos accionistas sin mayoría de control: la petrolera estatal argelina y Naturgy.

 

Relevos en el equipo gestor

Carlyle Group y Mubadala tienen grandes planes para Cepsa y, según aseguran fuentes empresariales, el nuevo accionista, que materializará su entrada en diciembre, ha pedido el relevo del actual consejero delegado de la petrolera, Pedro Miró, que sería sustituido por un ejecutivo extranjero.

El fondo estadounidense tendría derecho, al menos, a dos puestos en el consejo de administración de Cepsa. En el proyecto fallido de colocación en Bolsa del 25% de la petrolera se preveía aumentar el número de consejeros de siete a diez, con cuatro independientes en representación de los minoritarios. Esto apunta a que el nuevo accionista podría contar con más de dos vocales.

Por otro lado, Carlyle anunció ayer un acuerdo con Boru Energy para crear una plataforma de inversión cuyo objetivo será realizar adquisiciones de hasta 1.000 millones de dólares en el sector de petróleo y gas del África subsahariana.Para ello, Carlyle Group se asociará con Aidan Heavey y Tom Hickey, dos veteranos de la industria con una amplia experiencia en la inversión en dichos activos en la zona.

Normas