Google Spain supera los 100 millones de ingresos y rebaja un 24% su factura fiscal

El beneficio neto se incrementó un 26% hasta los 20,16 millones

Google Spain
Fuencisla Clemares, directora general de Google España.

Los ingresos de Google Spain, la filial española del gigante estadounidense, aumentaron un 8,4% en 2018 superando por primera vez los 100 millones de euros. Según figura en las últimas cuentas depositadas por la empresa en el Registro Mercantil, el importe neto de su cifra de negocios fue de 104,18 millones de euros, debido a “una mayor demanda de los servicios de la compañía”. 

Los ingresos de la filial española proceden fundamentalmente de las comisiones que cobra a su matriz en Irlanda, pues según precisa en el documento se dedica a la prestación de servicios de marketing y soporte a Google Ireland Limited y servicios de investigación y desarrollo a Google LLC. Así, del total de ingresos de la compañía, facturó 101,6 millones (el 97,5%) a la sociedad irlandesa y 2,6 millones (el 2,5%) a la estadounidense.

Los ingresos reales de Google en España están muy lejos de los declarados por la compañía. Solo su negocio de publicidad en buscadores habría rozado los 800 millones de euros, según Infoadex. Una cifra que otras fuentes elevan por encima de los 1.000 millones. A eso habría que añadir los ingresos que la compañía obtiene por otros formatos de publicidad digital y por sus servicios cloud. El grupo factura la mayor parte de esos ingresos desde Irlanda, así que no aparecen en las cuentas de la filial española.

El resultado de explotación de Google Spain también creció un 6,7% hasta 27,03 millones, y su beneficio neto se disparó un 26% hasta 20,16 millones.

Pese a que los resultados de Google Spain en 2018 mejoraron frente al ejercicio anterior, la compañía rebajó un 24% su factura fiscal. La filial destinó 6,9 millones a impuestos sobre beneficios frente a los 9,1 millones de 2017. La razón de este recorte en su factura fiscal hay que buscarla en un pago extra que tuvo que afrontar la compañía en 2017 para saldar sus deudas con Hacienda.

Ese año, la firma tuvo que desembolsar tres millones extra tras una inspección de la Agencia Tributaria en 2016 por no haber pagado 2,7 millones de impuestos de sociedades entre 2011 y 2015. La compañía tuvo que afrontar en 2017 ese pago más 300.000 euros de intereses de demora. Una cifra, por otro lado, muy alejada de los 1.000 millones que pactó recientemente Google con Francia para cerrar su disputa fiscal. Si se le restaran los tres millones, el pago de impuestos en 2018 habría sido algo mayor que el de 2017.

Google Spain aumentó su plantilla en 2018. Según consta en las cuentas del Registro Mercantil, cerró el año con un total de 226 empleados frente a los 183 de 2017. Los gastos de personal en la filial crecieron un 18% al pasar de 35,6 millones en 2017 a 42,1 millones de euros en 2018, La compañía también informa de que el pago a proveedores lo realizó en 31,14 días.

Normas