El coste laboral, el otro vagón de cola para las islas

Los sindicatos solicitan medidas para un reparto justo de la riqueza. Los empresarios achacan la situación al peso del sector servicios

El presidente de Canarias, Ángel Víctor Torres, y la ministra de Trabajo, Migraciones y Seguridad Social, Magdalena Valerio.
El presidente de Canarias, Ángel Víctor Torres, y la ministra de Trabajo, Migraciones y Seguridad Social, Magdalena Valerio.

El Coste Laboral del segundo trimestre de 2019, elaborada por el Instituto Nacional de Estadística (INE), refleja una realidad poco halagüeña, aunque ya habitual para las islas. Con 2.256 euros por trabajador y mes, el archipiélago se encuentra 408 euros por debajo de la media nacional. Esta cifra la sitúa en la última posición del país, solo por detrás de Extremadura. Por ello, los sindicatos reclaman medidas para un reparto más justo de la riqueza.

La evolución de la encuesta de coste laboral en los últimos años no solo pone de manifiesto que las islas no abandonan las posiciones de cola del país, sino que más bien se rezagan aún más, lo que las hace estar muy lejos de los más de 3.000 euros de Madrid, a la cabeza de la clasificiación. Si se comparan las cifras de la encuesta de coste laboral del segundo semestre de 2019 con las del mismo periodo del año pasado, la diferencia entre Canarias y la media española era de 378 euros, lo que refleja que, en solo un año, la brecha ha aumentado en 30 euros. Y eso que las islas parecían haber recuperado terreno respecto a 2014, cuando la distancia fue de 416 euros.

Para los sindicatos, estamos ante una estampa que no sorprende a nadie. Las islas lideran, en negativo, los principales indicadores: cuenta con unos de los ingresos medios anuales más bajos (8.964 euros frente a los 14.722 del País Vasco); una de las tasas de riesgo de pobreza más elevadas (un 36%, 10 puntos por encima de la media española), así como con unos de los peores indicadores de desempleo, 21% ciento (14% en el resto de España).

“La riqueza que genera en archipiélago no llega a la clase trabajadora”, lamenta la secretaria de Acción Sindical de CCOO en Canarias, Esther Martín. Apunta a que, para revertir la situación, no basta con la negociación colectiva, sino que son necesarias otras medidas: “Una reforma fiscal que sea progresiva, que contemos con unos presupuestos generales que abandonen la austeridad de la última década y que se aborden reformas que acaben con la precariedad laboral”.

En relación a las cifras de coste laboral, y a pesar del panorama nada satisfactorio que pintan, extrae una conclusión que rebate la alarma del sector empresarial cuando el Gobierno aprobó a finales de 2018 la subida del Salario Mínimo Interprofesional a 900 euros. “Se ha comprobado que no ha habido una escalada inflacionista”.

Parecida lectura es la que realizan desde UGT. El responsable de políticas sociales y empleo en las islas de este sindicato, José Ángel Ramírez, expresa su satisfacción por la evolución positiva del coste laboral en España en el último año, que ha pasado de 2.602 a 2.664 euros, pero se queja de que Canarias sea una de las comunidades con menores incrementos. “Esto es una mala noticia. Demuestra que la subida salarial media en las islas es de las más bajas de España, así como los ingresos medios por trabajador”. 

En el otro lado, los empresarios. El secretario general de la Confederación Provincial de Empresarios de Santa Cruz de Tenerife (CEOE-Tenerife), Eduardo Bezares, explica que los datos son reflejo “del mix sectorial” que hay en Canarias, donde predomina el sector servicios. Este sec1tor, “como sabemos, está a la cola en cuanto a niveles salariales entre la veintena de categorías profesionales catalogadas oficialmente. Es evidente que genera menor valor añadido un camarero que trabaja una hora sirviendo cervezas en un bar que el operario que está en una línea de envasado en la fábrica donde se elabora esa cerveza”.

¿Qué hacer para cambiar esa realidad? El responsable empresarial propone incrementar la actividad en sectores que generan mayor valor añadido. “Esa es es sin duda la mayor baza que tiene el sector público (propiciándolo), y el privado (promoviéndolo)”.

Considera que hay que estar atentos a esos nichos del mercado de trabajo, desde las renovables a las nuevas tecnologías, y que se cuente con un “clima” favorable, con bajos niveles impositivos, personal formado o mayor agilidad administrativa.

Terreno perdido

Coste laboral. Canarias, con 2.256,27 euros, ocupa la penúltima posición en esta variable en España, donde solo supera a Extremadura (2.231,60 euros). La media nacional se sitúa en los 2.664,55 euros.

Evolución. El archipiélago ha perdido terreno en coste laboral en el último año. Pasó de los 378,79 euros de diferencia frente a la media del país en el segundo trimestre de 2018, a los 408 actuales.

Coste por hora efectiva. Las islas son la última comunidad del país en coste laboral por hora efectiva, con 16,86 euros, incluso por debajo de Extremadura (17,40 euros). La media española alcanza los 20,43 euros.

Jornada laboral. Los empleados canarios, además de contar con los costes laborales más bajos, son también los que más horas trabajan: 154,7 por mes, casi 10 horas más que los extremeños (144,9) y algo más de cinco que la media española, que se sitúa en las 148,9 horas. 

Normas