Supervisión

El presidente de la CNMV exige más recursos y la misma autonomía que el Banco de España

Albella reclama en el Congreso por más flexibilidad con la plantilla del supervisor

El presidente de la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV), Sebastián Albella, durante su comparecencia ante la Comisión de Economía de Congreso
El presidente de la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV), Sebastián Albella, durante su comparecencia ante la Comisión de Economía de Congreso EFE

Carga de profundidad del presidente de la CNMV en el Congreso. Sebastián Albella, en la presentación del informe anual de 2018, ha demandado ante los diputados más autonomía en cuanto a gestión de personal. Pese al aumento creciente de sus funciones, su plantilla se mantiene estancada en el entorno de los 450 empleados desde hace años.

 

Albella invocó la creación de la CNMV en 1988, con el espíritu de que el vigilante de los mercados tuviera un nivel de flexibilidad de su gestión similar al del Banco de España. "Es lo que queremos recuperar", ha recalcado. Es más, en su exposición en las Cortes ha advertido que su personal resulta facilmente atraíble por entidades del sector, incluido el supervisor que gobierna Pablo Hernández de Cos.

 

El presidente de la CNMV ha invocado un precepto incluido en la Ley del Mercado de Valores en 2015 y que se ha desactivado reiteradamente por las leyes de los presupuestos generales. Entonces se acordó que pudieran cubrir las bajas de manera inmediata, al igual que el Banco de España o el FROB, sin tener que esperar a la oferta anual.

 

La CNMV ganó el año pasado 21 millones, y ni un solo euro fue a costa del erario público, puesto que su financiación llega directamente de los emisores y el sector financiero. "Sorprende (...) que no nos sea posible dedicar importe alguno a ningún tipo de acción de reestructuración sobre nuestra plantilla", ha sentenciado el jefe del supervisor español.

 

Albella ha reclamado capacidad para emplear parte del superávit en una mejora de su autonomía. Esta, explica, es necesaria para una independencia real. Esa autonomía es el gran problema: "En esto es en lo que fallamos".

 

 

Normas