Energía

Arabia Saudí ha recuperado la mitad de la producción perdida por el ataque

Riad promete "pruebas materiales" que vinculan a Irán con el envío de drones

Imagen de satélite proporcionada por EE UU sobre los puntos de impacto en la planta de Abqaiq.
Imagen de satélite proporcionada por EE UU sobre los puntos de impacto en la planta de Abqaiq.

El consejero delegado de Aramco, Amin Nasser, ha asegurado que la empresa, petrolera estatal saudí, ha recuperado ya la mitad de la producción en la planta de procesado de petróleo de Abqaiq. La planta provocó la mayor interrupción del suministro petrolero, en términos absolutos, en la historia de este mercado: dejaron de fluir los 5,7 millones de barriles que pasan diariamente por Abqaiq para ser procesados antes de ser cargados en petroleros.

La capacidad de Aramco para recuperarse del daño es seguida con lupa por el mercado energético, puesto que por la planta pasa el 5% del petróleo que se bombea diariamente en todo el mundo. El precio del barril cayó ayer un 6% después de dispararse el 15% el lunes, primer día de mercado posterior al ataque.Hoy cotiza con pocos cambios, en los 64,5 dólares.

"En los últimos dos días hemos poduido contener el caño y recuieprar más de la mitad de la producción previa al ataque", aseguró el ministro de energía Abdulaziz bin Salman, "La empresa podrá cumplir todos sus compromisos con sus clientes este mes haciendo uso de las reservas", añadió.

Inicialmente Aramco señaló que recuperaría pronto la mayor parte del suministro perdido, antes de corregir sus cálculos ante un ataque más dañino de lo previsto. Ahora espera recuperar la totalidad de la producción perdida a finales de mes, según Nasser, y hoy estaria procesando unos dos millones de barriles.

Además de tirar de reservas estratégicas para atender compromisos (el reino tiene entre 35 y 40 días de producción en sus almacenes), Riad prevé recortar la producción en sus refinerías en un millón de barriles, y aumentar la producción off shore (marítima). Todo con el objetivo de que las exportaciones no se resientan, aunque según varias agencias algunos clientes han recibido propuestas para modificar el tipo de petróleo contratado. 

Arabia Saudí ha recuperado la mitad de la producción perdida por el ataque

La capacidad de producción saudí, unos 12 millones de barriles al día, no se recuperará al 100% hasta finales de noviembre. El reino, que controla la producción para evitar caídas en los precios, tiene previsto extraer 9,8 millones en octubre.

Pese a la recuperación de la producción saudí, los temores del mercado a una escalada del conflicto mantendrán los precios en tensión. Riad y Washington han apuntado a Irán como responsable del ataque, algo que Teherán ha desmentido repetidamente. Si bien ayer el príncipe Abdulaziz declinó hacer comentarios hoy el ministerio de Defensa saudí ha convocado una rueda de prensa, en la que ha prometido aportar pruebas materiales de la implicación iraní.

EE UU prevé publicar un informe sobre el ataque en 48 horas, aunque también apuntó el domingo que los drones se enviaron desde territorio iraní. Donald Trump, con todo, asegura que no quiere un conflicto militar, mientras otros países se han mostrado muy cautos: Japón afirma que no tiene información que sugiera implicación iraní y Francia, que ha intentado limar tensiones entre Washington y Teherán, ha enviado a sus propios expertos. También viajan a la zona expertos de Naciones Unidas encargados de de supervisar las sanciones contra Irán y Yemen.

Riad y Teherán, enemigos históricos, están enfrentados de forma indirecta en la guerra de Yemen, y el presidente de EE UU, Donald Trump, se ha retirado del tratado nuclear con Irán y decretado un embargo petrolero. En el Golfo Pérsico se han sucedido las escaramuzas marinas, y algunos petroleros han sido atacados. Por esta vía circula el 30% del petróleo que se consume en el mundo.

Normas