Mercado residencial

La actividad inmobiliaria decelera y crece un 30% menos que a inicios de año

El índice que mide la marcha del sector avanza un 1,95% entre abril y junio frente al aumento del 5,8% de enero a marzo, y la cifra más baja desde la recuperación

IRAI Pulsar para ampliar el gráfico

Desde hace algunos meses, varios indicadores vienen anunciando una paulatina desaceleración del mercado inmobiliario español tras cuatro años desde el inicio de su recuperación. Los datos publicados este martes por el Colegio de Registradores plasman esa notable freno en los distintos ámbitos que componen el sector.

En el segundo trimestre del año, el Índice Registral de Actividad Inmobiliaria (IRAI) –único que conjuga datos de número y precio de compraventas de vivienda, préstamos hipotecarios, constitución de nuevas empresas de construcción y de concursos de acreedores– creció apenas un 1,95% respecto al mismo periodo de 2018, el dato más bajo desde que comenzó la reactivación del mercado y un tercio menos de lo que venía aumentando en los dos trimestres anteriores (en el entorno del 6%), lo que muestra una “marcada ralentización en el crecimiento”, según apuntan los registradores.

El avance de la actividad inmobiliaria entre abril y junio de este año estuvo especialmente motivada por el área de la propiedad (precio de las compraventas y número e importe de hipotecas firmadas), mientras que en el ámbito mercantil, el repunte fue mucho más moderado, ante la estabilización del sector de la construcción y el descenso en la creación de nuevas empresas.

Entre el primer y segundo trimestre, la actividad inmobiliaria cayó un 2,61%, sobre todo debido a la caída de préstamos hipotecarios sobre viviendas nuevas, así como al menor número de compraventas registradas sobre este mismo tipo de residencias.

Con todo, los datos de los registradores sitúan la marcha del sector inmobiliario en niveles de 2004 –cuatro años antes del pinchazo de la burbuja–. En concreto, el índice se situó en el 108,91%, mientras que el suavizado (excluyendo factores estacionales) alcanzó el 105,38%, tomando como año base (100%) el 2003.

“Ello significa que la actividad inmobiliaria global en España de compraventas e hipotecas, conjuntamente con datos de las cuentas anuales de las empresas, nuevas constituciones y concursos de acreedores del sector, sigue siendo superior a la existente en 2003 y continua la tendencia creciente iniciada en el primer trimestre de 2014”, explica el Colegio de Registradores.

Normas