Mercado inmobiliario

El precio del suelo en las ciudades vuelve a caer tras dos trimestres al alza

Los solares se abaratan un 8% en los municipios de más de 50.000 habitantes y en Madrid bajan por primera vez desde 2017

Viviendas en construcción en El Cañaveral, en Madrid.
Viviendas en construcción en El Cañaveral, en Madrid.

El precio de los solares en las ciudades volvió a caer en el segundo trimestre del año tras dos trimestres seguidos al alza, lo que podría adelantar un futuro abaratamiento de la vivienda. No en vano, algunas promotoras ya reconocen que afrontan la primera bajada de precios de la postburbuja ante la fuerte competencia y la dificultad que tiene la demanda a acceder a financiación bancaria.

Según los datos publicados este lunes por el Ministerio de Fomento, el suelo urbano en los municipios de más de 50.000 habitantes se abarató un 8% entre abril y junio de este año respecto al mismo periodo de 2018, volviendo así a los números rojos tras seis meses de revalorizaciones.

Los solares se depreciaron en los núcleos urbanos más grandes de ocho de las 17 comunidades autónomas, siendo en Aragón donde se registraron las mayores caídas: allí el suelo perdió un cuarto de su valor (-26%) en comparación con el mismo periodo de 2018, seguido de los grandes municipios de Castilla-La Mancha (-22%), Galicia (-19%) y Castilla y León (-17%). Pero estos descensos no solo se dieron en aquellos territorios con un mercado residencial poco dinámico por la escasa demanda, sino también en los puntos más calientes del país.

Así, en las grandes urbes de Baleares, donde los precios de la vivienda están muy tensionados, los suelos perdieron un 13% de su valor entre abril y junio, volviendo a la senda negativa del cuarto trimestre de 2018 (-12%) y tras un tímido repunte del 2% en los primeros tres meses del año.
En la Comunitat Valenciana, los solares perdieron un 9%, con lo que ya suma cuatro trimestres seguidos de descensos, la misma caída que registraron los grandes núcleos de Madrid, aunque, en su caso, se trata de los primeros rojos desde finales de 2017, rompiendo así una tendencia alcista de año y medio. En Cataluña, los suelos urbanos de grandes poblaciones se abarataron un 1,2%, volviendo a la senda de caídas solo interrumpida en el primer trimestre del año y, concretamente, en la provincia de Barcelona, perdieron un 7%.

Según indica el presidente de la Asociación de Promotores Constructores de España (APCE), Daniel Cuervo, estos descensos pueden tener una doble explicación: de un lado, tras cuatro años de recuperación del sector, los suelos que van quedando son los que se sitúan más lejos o tienen menor demanda y, de otro, el sector empieza a reaccionar bajando el precio de la materia prima para poder encontrar una demanda final que pueda afrontar los elevados precios de la vivienda.

“En Madrid, por ejemplo, se empezaron a transaccionar los suelos donde mayor demanda había: dentro de la almendra central, después dentro de la M30, la M40 y por último la M50, cada vez en zonas más lejanas y donde el precio del suelo es más barato. Por otro lado, también puede ser síntoma de que el precio del suelo se empieza a ajustar a la capacidad de pago del futuro cliente que, tras cuatro o cinco años de subidas, tiene un límite”, detalla.

Los terrenos más caros

464 euros el metro cuadrado. En los municipios de más de 50.000 habitantes, el precio del suelo más caro se registró en Madrid, donde los solares urbanos alcanzaron los 464 euros el metro cuadrado en el segundo trimestre del año. A él le sigue Cataluña –donde el precio en las grandes urbes se situó en los 408 euros–, y en Baleares, con 396 euros el metro cuadrado. En todos ellos el valor del suelo descendió respecto al año pasado, mientras que en el País Vasco y en Canarias, que ocupan el cuarto y quinto puesto más caro, con 294 y 276 euros el metro cuadrado, respectivamente, sí se registraron repuntes de abril a junio del orden del 9% y del 3%.

Normas