Análisis del Banco de España

Iberoamericano y con estudios medios, así es el perfil del inmigrante extranjero en España

Colombia y Venezuela han experimentado un fuerte repunte en las llegadas

Trabajadores inmigrantes en la construcción.
Trabajadores inmigrantes en la construcción.

El año pasado la población española marcó máximos históricos al alcanzar los 46,9 millones de personas y superar la cota anterior (46,818 millones) registrada en 2012. Un incremento de la población fruto de un saldo vegetativo negativo por segundo año consecutivo– el número de fallecimientos superó al de nacimientos-.

El Banco de España ha realizado ahora un análisis más detallado de la evolución de la población española, especialmente centrado en el destino y procedencia de esos flujos de inmigrantes. En términos absolutos Cataluña, Madrid, Andalucia y la Comunidad Valenciana concentraron la mayor parte de ellos, si bien Baleares y Canarias estuvieron, en términos relativos a la población de cada autonomía, en niveles similares a los registrados por Cataluña y Madrid. Por el contrario, Extremadura, Asturias, Galicia y Castilla y León se situaron en el furgón de cola en cuanto a recepción de inmigrantes.

El organismo dirigido por Pablo Hernández de Cos apunta además que, en línea con lo esperado, la inmigración se dirige a zonas con mayor crecimiento de empleo, si bien, dada la concentración de este colectivo en el sector servicios, los flujos tienen a ir a zonas con gran peso de esta actividad en el empleo.

En cuanto a su origen, la llegada de inmigrantes ha ido variando sus países de origen desde los años de la crisis. Las llegadas de los países iberoamericanos se han incrementado y han pasado de suponer un 17,5% de las entradas totales en 2014 al 31,7% del año pasado. Entre ellos, destacan especialmente los inmigrantes de Colombia y los venezolanos, con un aumento de seis puntos porcentuales. Más moderados han sido los comportamientos vistos desde Centroamérica y África.

Frente a ellos, los europeos han reducido sus llegadas en casi 12 puntos básicos, hasta suponer el 25,9% del total. De todos los inmigrantes provenientes de la UE, los rumanos han experimentado una caída de más de seis puntos básicos si bien continúan siendo uno de los países con mayor peso en el total.

Sobre su nivel educativo, el Banco de España explica que este cambio de origen no ha modificado esta clasificación: siguen predominando los estudios medios, que marcaron máximos en 2015, y se ha ido reduciendo en la última década la llegada de inmigrantes con bajo nivel de formación.

Normas