Renta fija

El FADE realiza la primera emisión española con tipos negativos

El Fondo de Amortización del Déficit Eléctrico coloca 1.000 millones a cinco años y con una rentabilidad del -0,1%

Tendido eléctrico.
Tendido eléctrico.

Los tipos negativos ya han llegado a España. El Fondo de Amortización del Déficit Eléctrico (FADE) ha cerrado este miércoles una emisión de 1.000 millones de euros con un vencimiento a cinco años. La novedad está en que, por primera vez en la historia la ha colocado con una rentabilidad negativa, del -0,1%.

La colocación, coordinada por HSBC, ha tenido una demanda que ha superado en 3,1 veces la oferta hasta alcanzar los 3.100 millones, gracias al interés de unos 90 inversores. "Esta transacción ha sido la primera de un bono corporativo en el sur de Europa que se ha cerrado con rentabilidad negativa", afirma este banco de inversión en un comunicado que recoge la agencia Bloomberg. BBVA, Credit Agricole y Societé Générale completan el ejército de bancos de inversión al mando de la operación.

Pese a contar con una rentabilidad negativa, la emisión pagará un cupón anual del 0,05%. Se ha vendido a un precio del 100,78% del nominal, ligeramente por encima de la par. Esto ha provocado que la rentabilidad, que discurre de forma inversamente proporcional al precio, entre por primera vez en tipos negativos para un vencimiento a medio plazo. Es decir, cuando estos bonos expiren, a la empresa le habrá resultado rentable recibir estos 1.000 millones por los inversores. De alguna manera, cobrará por su deuda.

El FADE —que cuenta con un rating de A-— acudió por última vez al mercado en enero, cuando colocó 1.500 millones al 0,5% con un vencimiento a 4 años. El FADE es un instrumento creado por el Gobierno en 2010 para la titulización en los mercados crediticios de la deuda eléctrica, que había sido financiada hasta ese momento en su mayor parte por las principales compañías eléctricas. Estas emisiones están destinadas, precisamente, a refinanciar esta deuda y aminorar el interés que paga el Estado por ella. 

Todo apunta a que esta será la primera de muchas emisiones españolas con tipos negativos. El mercado ultima una avalancha de bonos, con vencimientos a 5 años, de compañías con un rating aun inferior al del FADE. Así sitúan a Telefónica, Naturgy o Iberdrola como las más próximas a seguir por este camino, junto a Colonial, Ferrovial, Amadeus, Enagás o Red Eléctrica, tal y como publicó CincoDías.

Estas emisiones harán normal en el mercado primario lo que ya lo es en el secundario. De hecho, el bono español a cinco años cotiza al -0,26%. Por su parte, la deuda de compañías españolas que ya se intercambian con rentabilidad negativa supera los 30.000 millones. Hasta ahora esta era una situación más o menos común para el pasivo cotizado a corto plazo, como pagarés o cédulas hipotecarias, pero no es así con la que expira a más largo plazo.

 

Normas