Blogs por Alexis Ortega

Trump y Johnson, hermanos siameses (1)

Un hermano siames solo logran sobrevivir si el otro permanece vivo.

«Verá, éramos gemelos, el muerto y yo. Nos metieron juntos en la bañera cuando sólo teníamos dos semanas y uno de nosotros se ahogó; pues bien, nunca hemos sabido cuál de los dos era el ahogado. Hay quien piensa que era Bill y hay quien piensa que era yo… Este decisivo y terrible misterio ha envuelto en tinieblas mi vida entera»

Falsa entrevista a Mark Twin (invención suya) realizada por el supuesto periodista Sam Clemens

El tema de la (doble) identidad es crucial en Mark Twain el cual solía contar que cuando nació tenía un hermano gemelo idéntico a él, y que eran tan parecidos que su madre no les distinguía, así que para saber quién era uno y quien era otro, les ponía una pulsera de diferente color. Que un día, mientras estaban en la bañera se les cayó la pulsera y uno de los dos niños se ahogó, de manera que Mark Twain nunca supo si él era él o era su hermano.

El autor era en sí mismo un personaje dual ya que bajo el seudónimo Mark Twain, que gozaba de popularidad mundial, vivía Samuel Clemens (curiosamente el mismo nombre del periodista que le hizo la "fake interview") un hombre con sobrados problemas familiares y económicos.

Siameses son aquellos gemelos cuyos cuerpos siguen unidos después del nacimiento. El término deriva de dos siameses: Chang y Eng Búnker, hermanos nacidos en Siam en 1811. Ambos estaban unidos por el esternón y por un cartílago, a la vez que sus hígados estaban fusionados.

La historia de los siameses Chang y Eng fascinó a Mark Twain quien escribió el cuento “Esos extraordinarios gemelos” basándose en la anécdota que relataba como Chang se salvó de ir a la cárcel cuando atacó a un hombre porque el juez consideró injusto encerrar también a su hermano.[1]

Los hermanos Búnker nacieron en el valle Mae Klong, en la provincia de Samut Songkhram del Reino de Siam, actual Tailandia. Cuando era adolescentes, un capitán de barco estadounidense en visita a Siam les descubrió nadando en el río. Asombrado por el hallazgo, convenció a la madre de los jóvenes de para llevarselos a Estados Unidos (casi podría describirse la operación como una venta). Nada más llegar ambos se incorporaron al circo P.T. Barnum y se exhibieron junto con el resto de su freak-show, donde no faltaban todo tipo de deformidades. Allí se les conocía como los “Siamese Twins” y aunque tenian firmado un contrato con el circo por 5 años, en el fondo no eran considerados personas.

Vivieron del circo durante esos 5 años al final de los cuales, se establecieron por su cuenta durante siete años más. Al parecer hicieron mucho dinero ya que tras todos estos años, se retiraron. Decidieron irse a vivir juntos a Carolina del Norte donde compraron tierras y, como un giño más de la vida para dos personas que habían luchado por ser considerados humanos, se convirtieron en propietarios de esclavos.

Aun así, cabe calificarlos de antistablishment ya que lograron adquirir la ciudadanía estadounidense, normalmente reservada para los hombres blancos libres, y se casaron con dos hermanas blancas, en contravención con las leyes antimestizaje del sur.

Igualmente resolvieron un problema que parecía difícil, una vida independiente estando unidos físicamente, Construyeron dos casas, separadas por una milla en que vivirían cada una de sus mujeres. Acordaron que ambos pasarían tres días con cada una y establecieron un acuerdo muy riguroso a la hora de tener relaciones íntimas. El tema debió funcionar bien ya que con todas estas limitaciones, lograron tener uno 10 y el otro 12 hijos.

Chang bebía a menudo, y su salud se deterioró con los años. Una vez incluso sufrió un infarto que le obligó a permanecer una temporada en la cama. Ello perjudicó mucho a su hermano Eng que no podía salir de la cama tampoco, aunque él estaba completamente sano.

Lo peor vino al final, Chang se puso muy enfermo, y para cuando Eng se despertó, su hermano había muerto. Por primera vez en su vida, Eng estaba solo. Horas más tarde, él mismo acabó muriendo también. Nadie sabe a ciencia cierta por qué murió, estaba completamente sano. Algunos aventuran que la razón de su muerte estaba ligada al terror producido por perder su referente.

NOTAS:

[1] El tema vuelve a aparecer en otra novela de Twain titulada "El chiflado Wilson". En ella narra la historia de dos niños nacidos el mismo día y en el mismo lugar. Uno de ellos es negro, hijo de una esclava,  y el otro blanco, hijo de la señora de la casa. Los dos se parecen hasta el punto de confundirse dado que ademas, a pesar del color de la piel de sus madres, ambos son blancos. Un día, la madre negra intercambia su hijo con el de la madre blanca. El destino juega así una mala pasada a uno de ellos: el negro se convertirá en amo y el blanco en esclavo. De revelar la verdadera identidad de cada uno se encargará Wilson, el chiflado hombrecillo llegado del norte.

Normas