Si los servidores de Tesla caen, olvídate de usar tu coche

Si los servidores de Tesla caen, olvídate de usar tu coche

Algunos usuarios no pudieron usarlo mientras el servicio estaba en mantenimiento.

El mundo conectado que nos ha tocado vivir está realmente bien, y nos ofrece una cantidad de comodidades que no imaginábamos hace apenas 15 años... hasta que falla y deja de ser ese paraíso terrenal. Algo así ha ocurrido en las últimas horas cuando algunos usuarios de Tesla han comprobado cómo la caída de los servidores del fabricante ha provocado que no puedan acceder a sus coches, lo que les ha llevado a tener que esperar pacientemente a la vuelta del servicio, en algunos casos, más de una hora.

Obviamente no estamos hablando de que siempre que los servidores de Tesla estén caídos, o en proceso de mantenimiento (como ayer), los dueños de los coches no pueden conducir, pero tienen que darse "una serie de catastróficas desdichas" para que acabemos apoyados en la puerta esperando el retorno del servicio.

Sin llave o tarjeta de acceso

El móvil es uno de los elementos esenciales dentro del ecosistema Tesla. No solo sirve para poner la calefacción antes de entrar en el coche cuando hace frío en invierno, sino que también nos granjea el acceso si optamos por no llevar encima la tarjeta llavero. Así que los usuarios que han sufrido esta caída de los servidores tenían el problema de que la app no podía verificar y darles el OK para entrar en sus vehículos y como la llave no la llevaban encima...

Suena divertido pensar que le vas a contar a tu jefe que has llegado tarde porque "los servidores de Tesla estaban de mantenimiento", pero es la cruda realidad porque mientras no vuelven a estar online, y tal y como dice el usuario del tuit que tenéis justo encima, su coche se ha convertido en un ladrillo rojo: "Me encanta mi nuevo Modelo 3 ... pero ahora la aplicación no actualizará, no me permitirá iniciar sesión y dice que no tengo vehículo. He estado en espera de soporte técnico durante una hora. ¿Ya es mi coche nuevo un ladrillo rojo?".

Lo dicho, al final, la moraleja de todos estos episodios en los que el mundo online puede fallarnos durante unos cuantos minutos es que eso de llevar todo en el móvil está muy bien, pero si tenemos el respaldo físico de una llave (por muy prehistórica que nos parezca) para abrir el coche, o de las tarjetas bancarias de plástico por si las moscas, no tendremos problemas. ¿No os parece?

Normas