La compra de Just Eat puede tener un largo plazo de entrega

Un importante inversor en el grupo de entrega de alimentos dice que votará en contra de la oferta de su colega holandés Takeaway.com

Repartidores de Just Eat en Nápoles.
Repartidores de Just Eat en Nápoles.

Vale la pena esperar por una buena comida, como los accionistas de Just Eat pueden constatar. Un inversor de entre los diez primeros en el grupo de distribución de alimentos del Reino Unido votará en contra de la oferta de la compañía Takeaway.com, que fue acordada por ambos consejos en el mes de agosto y que en estos momentos tiene un valor aproximado de 5.100 millones de libras esterlinas. El ambicioso Jitse Groen, director general de Takeaway.com, podría tener que subir su precio, pero no al menos durante un mes.

Eminence Capital, un fondo de cobertura estadounidense y accionista del 4,4% de Just Eat, dijo ayer que la oferta de todas las acciones de Takeaway.com subestima “groseramente” al grupo británico. Y señaló con acierto que Just Eat aportará alrededor del 70% de los ingresos y el beneficio bruto del grupo combinado, pero solo recibirá el 52% del capital. Aberdeen Standard Investments, otro de los 10 principales inversores, también criticó el precio el mes pasado, por lo que el voto de los accionistas de noviembre sobre el acuerdo parece ser un asunto suculento.

Entonces, ¿cuánto tendría Groen que mejorar su oferta para obtener el suficiente apoyo de los accionistas de Just Eat? Ahora, la cotización de las acciones del grupo británico es aproximadamente un 3% superior al de la oferta de Takeaway.com. Esta última tuvo en cuenta para su propuesta la cotización de Just Eat del 23 de julio, cuando el valor de sus acciones superaba al actual.

De todos modos, Just Eat probablemente merezca un múltiplo de valoración más bajo que Takeaway.com. El mercado británico está siendo atacado por rivales como Uber Technologies y Deliveroo. Takeaway.com, por el contrario, ha conseguido vencer a su competidor Deliveroo en Alemania.

Los licitadores rivales de Just Eat tampoco se ven por ninguna parte, y cualquier empresa con un gran negocio de reparto en el Reino Unido podría verse desanimada por una revisión antimonopolio potencialmente hostil. Lo más importante es que algunos de los demás inversores de Eminence, como la activista Cat Rock, también poseen mayores participaciones en Takeaway.com, lo que les da pocas razones para discutir sobre el precio.

En otras palabras, Groen también podría esperar para ver cuántos accionistas más hablan. El plazo de la oferta no vence hasta el mes de octubre. Si aumentase el precio en estos momentos, correría el riesgo de pujar contra sí mismo. La compra de Just Eat puede tener un largo plazo de entrega.

Normas
Entra en El País para participar