Sánchez busca salvar su investidura a 20 días del plazo límite

El PSOE presenta mañana 300 medidas para captar apoyos que comenzará a exponer a los partidos el miércoles

investidura de pedro sanchez
El presidente del Gobierno en funciones, Pedro Sánchez.

El líder del PSOE y presidente del Gobierno en funciones, Pedro Sánchez, retomará esta semana el diálogo con las fuerzas políticas para tratar de ser investido de nuevo a solo 20 días de que expire el plazo para evitar la repetición electoral. La estrechez del margen promete ser un elemento de presión clave en la negociación con Unidas Podemos, que parece seguir enconada tras el desencuentro entre ambas fuerzas en la tentativa fallida de julio. Para tratar de reconducir la situación, los socialistas presentan mañana un plan de Gobierno con 300 medidas que promete incluir importantes guiños a la formación morada.

"Viene a ser la hoja de ruta del Gobierno que nosotros proponemos a la Nación y que vamos a plantear muy especialmente a Unidas Podemos", avanzó el viernes el secretario de organización del PSOE y ministro de Fomento en funciones, José Luis Ábalos. El documento, anticipan los socialistas, incluirá tanto algunas de las iniciativas defendidas por Podemos en su propuesta de pacto de agosto como las aportaciones realizadas por la veintena de colectivos sociales con los que Sánchez ha ido reuniéndose desde que fracasara su tentativa de ser investido en julio, y que incluye a sindicatos, asociaciones por la igualdad de género o el medioambiente.

El gran escollo, sin embargo, está en la fórmula de Gobierno. Mientras que Podemos sigue reclamando formar parte de un Ejecutivo de coalición, el PSOE abrió este domingo una tercera vía para evitar unas nuevas elecciones: un programa común progresista. Así lo defendió ayer el presidente del Ejecutivo en funciones, Pedro Sánchez, en una entrevista en El País, en la que se mostró confiado de convención a Podemos y lograr así una legislatura estable.

"Creo que va siendo hora de que también cada cual asuma su responsabilidad, en el sentido de que es bastante extraño que un partido que se califica de izquierdas impida la formación de un Gobierno de izquierdas. Sobre todo cuando ese Gobierno de izquierdas no va a tener mayoría absoluta y por tanto yo no voy a poder imponer mi programa electoral", destacó Sánchez.

Por lo pronto, el presidente del Ejecutivo en funciones prevé realizar una reunión con Unidas Podemos "cuanto antes". Una cita que parece condenada a volver a llevarse a cabo en las últimas horas de margen, pues Sánchez tiene previsto presentar su nuevo programa a PNV y el partido cántabro el miércoles pero no retomar el diálogo con Podemos y el resto de grupos mayoritarios hasta la próxima semana.

Las 300 medidas de los socialistas prometen ser el punto de partida de la negociación, si bien Sánchez aspira a que la negociación no pase de ahí. Se espera que el documento incluya buena parte de la reforma fiscal propuesta por Podemos (con subidas de Sociedades e IRPF para grandes empresas y rentas, respectivamente), que a su vez copia buena parte del pacto presupuestario que ambas formaciones ya firmaron para 2019. Con 123 escaños, para gobernar el PSOE requiere el apoyo de Podemos, el resto de fuerzas regionalistas y la abstención de algunos nacionalistas, pues la derecha en bloque parece decidida a bloquear la investidura. Si no se logra antes del 23 de septiembre, se prevé una repetición electoral el 10 de noviembre.

Normas