Cruce de acusaciones entre Iberia y UGT, que mantiene a última hora la huelga en El Prat

Los sindicatos han subrayado las distancias que les separan de la empresa

huelga iberia prat
Las primeras horas de la huelga del personal de tierra de Iberia del aeropuerto de Barcelona están transcurriendo sin incidencias, en ambiente de normalidad y sin largas colas en los mostradores de facturación de Vueling, la principal aerolínea afectada por el paro. En la imagen, panel informativo sobre los conflictos laborales este sábado en el aeropuerto de Barcelona-El Prat. EFE

El comité de huelga del personal de tierra de Iberia en Barcelona decidió a último momento dar marcha atrás en la desconvocatoria de los paros previstos para mañana y pasado en el aeropuerto de El Prat y ha decidido mantenerlos al no poder llegar a un acuerdo con la aerolínea.

Representantes de la compañía y de los trabajadores se reunieron ayer en la sede del departamento de Trabajo, convocados de urgencia por la Generalitat de Cataluña, para tratar de resolver el conflicto que desde finales de julio ha provocado la cancelación de centenares de vuelos en El Prat, sobre todo de Vueling.

UGT, con mayoría en el comité, informó a primera hora de la tarde, antes de que acabara la reunión, de que desconvocaba los paros como una muestra de su buena disposición a negociar y evitar más perjuicios al aeropuerto catalán. Sin embargo, unas dos horas más tarde, el comité compareció ante los periodistas para informar de que finalmente se mantiene la huelga, tras constatar las distancias que le separan de la empresa.

El portavoz de UGT, Omar Minguillón, explicó que la aerolínea no ha aceptado la creación de una comisión de seguimiento de los acuerdos por parte de la Generalitat, una medida que el comité sí ha aceptado “como gesto de buena voluntad” para desconvocar los paros. "La desconvocatoria estaba encima de la mesa, la hemos puesto nosotros y no la han querido aceptar", dijo Minguillón, quien acusó a Iberia de “carencia total de respeto a los trabajadores y a los viajeros”.

Iberia, por su parte, desmintió en un comunicado que se haya opuesto a la creación de un órgano de seguimiento por parte de la Generalitat, si bien aclaró que, de acuerdo con sus abogados, “no se puede crear una comisión tripartita en la que solo estén representados la empresa, la mediación y los sindicatos convocantes de la huelga”.

Argumenta que actuar de esa forma implicaría vulnerar la libertad sindical al excluir al resto de sindicatos legitimados, miembros de la comisión negociadora del empleo de la compañía, en un nuevo órgano no previsto en el convenio colectivo.

“Por consiguiente, al no llegarse a un acuerdo, la huelga no ha sido desconvocada en ningún momento”, recalcó.

La Generalitat, entre tanto, culpó a Iberia del fracaso de la reunión. En declaraciones a los medios, el secretario general de Trabajo de la Generalitat, Josep Ginesta, acusó a Iberia de no tener intención de cumplir sus compromisos con los trabajadores tras haber rechazado la propuesta de crear una comisión de seguimiento de los acuerdos laborales con su personal de tierra en El Prat.

La cifra

400 empleos temporales, el quid del conflicto. El principal reclamo del personal de tierra de Iberia es la conversión a fijos de alrededor de 400 contratos temporales.

La plantilla de Iberia Airport Services en El Prat es de unos 2.700 trabajadores, que se encargan de la facturación, el embarque, la carga y descarga, la asistencia y el mantenimiento de aviones, y dan servicios a una treintena de compañías, entre ellas Vueling, British Airways y Turkish Airlines.

Los trabajadores reclaman a la empresa la conversión a fijos de alrededor de 400 contratos temporales, además de la reorganización de los turnos y de pedir nuevas contrataciones a tiempo completo para solucionar el exceso de carga de trabajo.

Normas
Entra en El País para participar