Simplificar el trámite para huertos solares pequeños destrabaría 1.700 millones al año

Anpier pide reducir el papeleo ante REE de 6 meses a 15 días para los parques de menos de 5 MW y eliminarlo para los de 2 MW

Paneles para captar energía solar fotovoltaica en Canarias
Paneles para captar energía solar fotovoltaica en Canarias EFE

Si los trámites para instalar un parque fotovoltaico se simplificasen para las instalaciones más pequeñas, de menos de 5 megavatios (MW), se podrían construir entre 15 y 30 huertos solares anuales por comunidad autónoma, lo que supondría una inversión de entre 30 y 100 millones de euros por autonomía al año.

Según este cálculo, de la Asociación Nacional de Productores de Energía Fotovoltaica (Anpier), en toda España podrían destrabarse inversiones de hasta 1.700 millones anuales. Es el impacto económico que tendría la aceptación por parte de la CNMC de esta propuesta difundida ayer por la asociación.

Miguel Ángel Martínez-Aroca, presidente de Anpier, asegura que hay mucho interés entre pequeños promotores por desarrollar huertos solares de este perfil, pero el “procedimiento para conseguir los permisos es enormemente complejo y no diferencia entre los parques grandes y los pequeñitos”, lo que disuade a los inversores.

Precisa que solo Red Eléctrica, la primera instancia administrativa, tarda seis meses en emitir su informe, sin el cual no es posible continuar con los trámites, por lo que todo el proceso tarda un año.

A lo largo de ese periodo hay que presentar muchísimos documentos que garanticen que el proyecto cumplirá todas las normativas técnicas, medioambientales y de seguridad, lo que en su opinión “se justifica para parques de 200 a 500 MW, que ocupan más de 1.000 hectáreas de terreno y vierten a las redes de alta tensión, pero no para huertos de 5 MW que ocupan 8 hectáreas de media y se conectan a redes de media tensión”, explica.

Por eso, Anpier ha solicitado a la CNMC que las instalaciones de menos de 5 MW dispongan de un mecanismo de tramitación abreviado que obligue a Red Eléctrica a dar una respuesta en un plazo máximo de 15 días naturales.

Igualmente, ha pedido que los parques de menos de 2 MW no necesiten de la autorización del operador del sistema, pues su incidencia en la red de transporte es “insignificante” y puede ser “perfectamente controlada” por el distribuidor, sobre cuya red vierte la energía.

Normas