BBVA alcanza su objetivo de emisión de ‘cocos’ para este año

La entidad coloca 1.000 millones de dólares y vende la deuda entre todo tipo de inversores al registrarla en EE UU

Sede de BBVA en Madrid.
Sede de BBVA en Madrid.

BBVA es el banco español más pionero en las emisiones de bonos contingentes convertibles (cocos). Fue el primero en lanzar este producto, allá por 2013, y ahora su ratio de capital adicional de primer nivel (AT1) se sitúa en el 1,81%, por encima del objetivo del 1,5%. Ayer, también innovó al registrar el folleto de la emisión en la SEC, lo que le ha permitido vender la deuda entre todos los inversores. Habitualmente, los cocos de los bancos europeos en dólares se emiten con fuertes restricciones de comercialización en EE UU. Colocó 1.000 millones de dólares con un cupón del 6,5%, equivalente a un 4% si hubiera sido en euros. Barclays, BBVA, Bank of America, JP Morgan, Goldman Sachs y Morgan Stanley fueron los bancos colocadores.

BBVA, que comenzó la colocación a las tres horas y media de la madrugada en España en Hong Kong, llegó al mercado europeo ya con 1.000 millones de dólares de demanda en los libros y terminó con unos 8.000 millones de dólares. Este fuerte apetito le permitió rebajar el cupón, que coincide con la rentabilidad, ya que los cocos se han emitido a la par (al 100% sobre el nominal), hasta el 6,5% frente al 7% planteado inicialmente. Esta es la segunda emisión de cocos de BBVA este año –la primera fue en marzo por 1.000 millones de euros– y con ella cierra la puerta a la emisión de este producto en lo que queda ejercicio. La siguiente posibilidad de amortización (call, en la jerga) de un coco de BBVA llegará en febrero de 2020.

Fueron más de 400 los compradores y, por tipo de inversor, el 69% fueron gestores de activos; el 15%, hedge funds; el 8%, bancos y bancas privadas; y el 5% aseguradoras y fondos de pensiones. Geográficamente, el 39% de las órdenes fueron de EE UU; el 23%, de Reino Unido; el 16%, de Asia; el 7%, de Alemania, Austria y Suiza; el 6%, de Francia; y el 5%, de Italia, entre otros.

Las emisiones efectuadas este ejercicio permitirán devolver el dinero de esos cocos manteniendo una ratio de AT1 por encima del 1,5%, según fuentes conocedoras de la operación. La primera fecha para amortizar los convertibles sería en 2025, si bien la deuda es de carácter perpetuo. Los bonos se convertirían en acciones automáticamente si el ratio de capital CET1 del grupo baja del 5,125%.

Estos cocos dan a los bancos un colchón de capital que solo se activa de ser necesario. Es una forma de capital admitida por las autoridades que permite a las entidades blindarse sin perjudicar, a priori, al accionista actual, y tiene la capacidad de absorber pérdidas.

Normas