Iberdrola solicita licencias para instalar 1.200 MW más en aguas de Massachusetts

Se añadirían a los 800 MW ya concedidos para Vineyard Wind

Eólica marina Iberdrola
Wikinger, parque eólico marino de Iberdrola en las aguas alemanas del mar Báltico.

Pese a las trabas burocráticas que retrasan el desarrollo de su primer campo eólico marino en Estados Unidos, Iberdrola sigue adelante con sus planes de expansión en el país.

Vineyard Wind, la sociedad que ha creado en alianza con un fondo danés de infraestructuras para ejecutar este proyecto, ha solicitado a las distribuidoras eléctricas de Massachusetts dos nuevas licencias para la instalación de potencia offshore en la misma área, una por 400 MW y otras dos por un total de 800 MW.

De aprobarse, los proyectos formarían parte de Vineyard Wind 2, el parque eólico de hasta 2.000 MW que Iberdrola planea construir al sur del complejo primigenio (Vineyard Wind 1, de 800 MW ya concedidos), que se encuentra bloqueado a la espera de la aprobación de la declaración de impacto ambiental.

En un comunicado, Vineyard Wind se declaró “muy entusiasmada” de presentar estas propuestas, que ofrecen “oportunidades significativas” de creación de empleo e inversión en infraestructura portuaria para la región, a la vez que “garantizan un precio atractivo y fijo de las tarifas eléctricas para los consumidores”. Lars Pedersen, el CEO de la sociedad, añadió que espera anunciar detalles adicionales sobre el proyecto en las próximas semanas.

El grupo ha solicitado estos permisos dentro de la segunda ronda de licencias lanzada por las distribuidoras del estado, que están obligadas por ley a comprar cada vez más energía renovable. Otra joint venture, Bay State Wind, participada por la danesa Orsted y la local Eversouce, también ha solicitado a las eléctricas de Massachusetts licencias para proyectos de 400 MW y 800 MW.

La propuesta de Vineyard Wind llega menos de dos semanas después de que sus accionistas se reafirmaran en su voluntad de sacar adelante Vineyard Wine 1, aunque con retrasos en el calendario original debido a trabas administrativas.

El 9 de agosto pasado, a menos de cuatro meses del inicio de las obras, las autoridades federales decidieron retrasar la aprobación de la declaración de impacto ambiental para, en su lugar, iniciar evaluaciones complementarias del efecto de todos los proyectos que seguirán a Vineyard Wind 1.

Según la firma promotora, la dilatación del trámite hace inviable el cronograma inicial que fijaba la fecha de entrega del proyecto para 2022.

Una inversión inicial de 2.500 millones de euros

Iberdrola prevé invertir 2.500 millones de euros en Vineyard Wine 1, el primer parque de eólica marina de EE UU. Situado frente a la costa de Massachusetts, la instalación de 800 MW será capaz de dar luz a 1 millón de hogares y ahorrará a la atmósfera más de 1,6 millones de toneladas de CO2, el equivalente a 325.000 automóviles.

Normas