El Ibex se salva a pesar de las dudas de los bancos centrales

Las Bolsas europeas y estadounidenses se tiñen de rojo tras las declaraciones de la Fed y el Bundesbank

directo ibex
Un corredor de bolsa trabaja frente a monitores en el KEB Hana Bank en Seúl (Corea del Sur). EFE

En un mercado inestable y nervioso, con citas de relevancia mañana, la publicación ayer de las actas de la Reserva Federal en julio y hoy de las del Banco Central Europeo han pasado de largo por los parqués. No ha ocurrido lo mismo con las declaraciones de la presidenta de la Reserva Federal en Kansas City, Esther George, que ha afirmado que no hacen falta nuevas bajadas de tipos y que considera que la realizada a finales de julio "no era necesaria". Minutos después, Bloomberg publicaba que fuentes cercanas al Bundesbank descartaban la necesidad de implementar nuevos estímulos fiscales para fortalecer la economía alemana. Todo ello ha sido suficiente para que las Bolsas europeas se tiñeran de rojo y las estadounidenses, lo hicieran por momentos. El Ibex, sin embargo, se ha salvado y tras llegar a sumar más de un 1% al publicarse las actas del BCE, ha cerrado con un alza del 0,17%, que le deja al borde de perder los 8.700 puntos.

La banca ha sido el único impulso del selectivo español. Sabadell ha sumado un 3%, seguido de CaixaBank (+2,95), Bankia (2,43%) y BBVA (2,22%). Bankinter se ha anotado un 1,73% mientras que Santander ha subido un 1,23%. No obstante, la ganadora de la jornada ha sido Mediaset (+3,55%), a la que le sienta bien la batalla entre Vivendi y su matriz Mediaset Italia. El grupo francés quiere bloquear la prevista fusión de matriz y filial y los inversores compran, confiados en algún gesto que endulce la operación.

A pesar de que a principios de semana, el Gobierno alemán anunció que estaba ultimando un paquete de medidas para frenar la amenaza de recesión que se cierne sobre la principal economía europea, hoy fuentes cercanas al Bundesbank han informado a Bloomberg que estos estímulos no serán necesarios, a pesar de que espera que el PIB se vuelva a resentir este trimestre. La noticia ha caído como un jarro de agua fría en Europa y todos los parqués, a excepción del español, han cerrado en negativo.

No obstante, las mayores pérdidas se han registrado en Reino Unido, en una sesión en la que la libra ha registrado su mejor jornada desde mayo: se anota cerca de un 1% respecto al dólar, hasta los 1,22 billetes verdes. Merkel y su optimismo de que se llegue a un acuerdo sobre el Brexit han sido los artífices de esta subida. Mientras tanto, Enmanuele Macron ha advertido a Boris Johnson durante la reunión que han mantenido que no se cambiarán "los equilibrios profundos" del acuerdo para el Brexit negociado durante estos dos últimos años. Según Bloomberg, el ejecutivo francés considera la salida sin acuerdo como escenario central, mientras Merkel confía en que se acabe alcanzando un acuerdo.

Otro de los focos políticos en Europa proviene de Italia. Los mercados siguen de cerca la posibilidad de un gobierno de izquierdas en Italia o incluso una nueva coalición entre la extrema derecha antieuropea de Salvini y el Movimiento Cinco Estrellas; el bono italiano está en el 1,34%.

Principales cotizaciones

IBEX 35 9.179,00 0,47%
EUROSTOXX 50 3.571,39 0,53%
DOW JONES 26.935,07 -0,59%
USD x EUR 0,9075 0,210%
Petroleo Brent 64,770 0,575%

Por otra parte, el Viejo Continente también ha estado pendiente de las cifras económicas. Los datos de PMI de Alemania y Francia, publicados esta mañana, han sido algo mejores de lo esperado. En Alemania el PMI compuesto ha repuntado a 51,4 puntos, con una cierta mejora en el deprimido sector industrial. En Francia el PMI compuesto ha mejorado a 52,7 puntos, también superando las previsiones.

Mientras tanto, las actas de la reunión de julio del BCE, publicadas a medio día, han confirmado la intención del organismo de poner en marcha varias medidas si se agrava la ralentización económica en la zona euro y se mantiene el estancamiento de la inflación por debajo del objetivo, aunque muestra que hay diferencia de opiniones respecto a las políticas a aplicar. Entre los planes que Mario Draghi podría poner en marcha este mismo mes de septiembre se barajaría la "combinación de recortes de tipos de interés y compra de activos" ya que "la experiencia muestra que un paquete de estímulos es más efectiva que una secuencia de acciones selectivas" si se emplean "instrumentos con complementariedades significativas y sinergias", afirma el BCE.

En la reunión de julio, los miembros del consejo mostraron su acuerdo en que los tipos no subirán durante el primer semestre de 2020 y subrayaron que, junto con las políticas que pueda poner en marcha el organismo, "los Gobiernos que estén en disposición de hacerlo usen su espacio fiscal" mientras el resto debe intentar reconstruir su "margen fiscal".

Quedan atrás ya, mientras, las actas de la Fed. Algunos de los miembros del comité de mercado abierto abogaban el mes pasado por un recorte más agresivo en el mes de julio (aunque no la mayoría). Pero el mes que ha transcurrido desde la reunión ha dado para mucho, y los inversores ya barajan recortes de hasta 100 puntos básicos en lo poco que queda de año. Unas expectativas casi imposibles de cumplir con las actas de una reunión previa a las últimas señales de enfriamiento. Sin embargo, la presidenta de la Reserva Federal en Kansas City, Esther George, ha puesto en duda que esto llegue a ocurrir al afirmar en dos entrevistas que los recortes realizados el mes pasado no eran necesarios y que habría que dejar las tasas como están en la actualidad. 

Estas frases, unidas a unos datos económicos negativos en EE UU, se han llevado por delante el optimismo inicial de los inversores estadounidenses. La actividad de las fábricas de EE UU ha entrado en recesión por primera vez desde septiembre de 2009, según el dato preliminar del índice de gerentes de compras del sector manufacturero, que se ha situado en 49,9 puntos, frente  a los 50,6 de julio. Asimismo, el indicador del sector servicios también ha empeorado en agosto, al pasar de los 52,6 puntos de julio a los 50,9 de agosto. No obstante, aunque el Nasdaq llegó a ceder alrededor de un 1%, al cierre de los mercados europeos cedía un 0,5%, mientras el Dow Jones subía ligeramente. 

La referencia de la semana es la comparecencia de Jerome Powell en Jackson Hole. E incluso así las expectativas de los mercados serán difíciles de cumplir: la Bolsa ve riesgo de recesión y a los inversores les vendría bien que Powell se sumara a los pesimistas. Además, ayer el mercado se llevó otra sorpresa al asegurar Trump que no está planeando bajar impuestos, un día después de afirmar lo contrario.

En el mercado de deuda, más allá de la escasa demanda para el bono alemán de 30 años colocado ayer, el bono español sigue rondando el 0,1% de rentabilidad, por un -0,64% del alemán y el 1,6% del estadounidense. El petróleo sigue anclado en 60 dólares el Brent.

Normas