El avance del empleo de los extranjeros casi cuadruplica el de la ocupación en general

Los bajos salarios y la ocupación intensiva de trabajos de bajo valor añadido están detrás de este mayor dinamismo

Extranjeros trabajando pulsa en la foto

Los últimos datos oficiales del mercado laboral español reflejan un avance del empleo del 2,4% interanual en el caso de los datos de la Encuesta de Población Activa (EPA) del segundo trimestre del año; y del 2,6%, según el registro de afiliados a la Seguridad Social en julio en comparación con el mismo mes del año anterior.

Sin embargo, la generación de puestos de trabajo está siendo mucho más dinámica entre el colectivo de extranjeros. Concretamente, según estos mismos criterios, la EPA recoge que en el segundo trimestre del año se contabilizaron 189.500 ocupados extranjeros más que un año antes, lo que supuso un crecimiento del 8,6%. Mientras que las cifras de cotizantes de julio también reflejaron 149.938 afiliados foráneos más que en el mismo mes de 2018, lo que representó también un 7,4%. Todo esto significa que el ritmo de creación de empleo entre extranjeros prácticamente cuadriplica el de la economía española en general.

De hecho, cuatro de cada diez nuevos empleos generados en el último año han sido ocupados por extranjeros, según la EPA.

Este dinamismo ha llevado la afiliación de extranjeros a la Seguridad Social a niveles máximos de toda la serie histórica, con un total de cotizantes de 2.170.368 en julio pasado, pese a que en dicho mes se perdieron casi 8.000 afiliados respecto al mes anterior. Este descenso en el registro de la Seguridad Social fue el primero entre los extranjeros tras cinco meses consecutivos de incrementos de empleo.

La ocupación de los miembros de este colectivo se está produciendo mayoritariamente entre aquellos que ya residían en España, ya que las autorizaciones de trabajo a extranjeros crecen a un ritmo mucho menor que el empleo. En concreto, entre enero y abril pasados se concedieron 35.600 permisos laborales, un 0,8% más que en el mismo periodo del año anterior.

En consecuencia, con este buen comportamiento del empleo entre estos trabajadores, el paro registrado por los extranjeros se redujo en 8.875 personas, un 2,4% menos que hace un año.

Las causas de esta mejor evolución no están claramente definidas. Si bien los menores salarios que cobran los trabajadores inmigrantes en muchos casos y el hecho de que los sectores en los que trabajan mayoritariamente sean los de menos valor añadido y menores retribuciones, pero a la vez, los más intensivos en creación de empleo, serían dos posibles razones que estarían detrás de esta situación.

Así, los datos estadísticos que respaldan que los trabajadores inmigrantes cobran menos por regla general se encuentran en la Encuesta Anual de Estructura Salarial que elabora el Instituto Nacional de Estadística (INE). Los últimos datos disponibles correspondientes al ejercicio 2017 indicaban que la ganancia media anual por de un trabajador español fue en España fue de 24.116 euros anuales en dicho ejercicio, frente a los 15.035 euros al año que reciben de media, por ejemplo, los inmigrantes procedentes de América latina que trabajan en España. Esto supone un 38% menos que los sueldos de los españoles.

Y la diferencia es aún mayor si se compara con los salarios de los extranjeros de terceros países (resto del mundo que no es ni Europa ni Latinoamérica), en ese caso, los trabajadores cobran una media de 14.579 euros al año, un 40% menos que los ocupados españoles.

Asimismo, el sector que emplea a un mayor número de extranjeros es la hostelería, con 365.526 cotizantes, tras crecer un 7,2% el último año. El 20% de todos los asalariados de este sector, de bajas retribuciones, son extranjeros. E igualmente, el 12% de todos los asalariados del comercio y la reparación de vehículos provienen de fuera de España. Estas actividades dan empleo a 223.618 extranjeros y también tienen un ritmo de crecimiento de la ocupación superior al 7%.

Si bien, el sector donde más ha crecido el empleo entre el colectivo de extranjeros es el de la información y las comunicaciones, que emplea a 41.369 extranjeros tras crecer un 20% en los últimos doce meses, según las cifras de julio de la Seguridad Social publicadas ayer por el Ministerio de Trabajo.

Los extranjeros que trabajan por cuenta propia también están en máximos históricos: 343.033 cotizantes. Esto supone un incremento también vigoroso, del 5,75 interanual.

Otros detalles del colectivo

  • Contratación. El número de contratos de trabajo realizados a extranjeros entre enero y julio de este año ascienden a 2,5 millones, un 9,3% más que en el mismo periodo del año anterior. Y, a diferencia del cambio operado en los contratos indefinidos en general, que tras varios años aumentando llevan unos meses de recortes, en el caso de los extranjeros, los indefinidos siguen en positivo, con un avance anual del 1,2%. Aunque el avance de los temporales es mucho mayo, con un incremento de los contratos eventuales del 10,4% interanual.
  • Actividad y paro. Este grupos tiene una tasa de actividad (porcentaje de su población mayor de 16 años en disposición de trabajar, tengan o no un empleo) es mucho mayor que esta tasa en la economía española. Así casi el 72% de los extranjeros en edad de trabajar tienen un empleo o lo están buscando, frente al 58,7% de los mayores de 16 años residentes en España. Mientras que la tasa de paro es mayor entre los extranjeros (era del 20,3% en el segundo trimestre de este año) frente al 14% de la población en general.
Normas