Reino Unido

Corbyn busca apoyos para destituir a Johnson y evitar un Brexit sin acuerdo

El dirigente laborista propone liderar un Gobierno de transición para solicitar una nueva prórroga a Bruselas y convocar elecciones en las que defenderá celebrar un segundo referéndum

Jeremy Corbyn visita las instalaciones de los equipos de emergencia en la ciudad de Whaley Bridge, en el Norte de Inglaterra.
Jeremy Corbyn visita las instalaciones de los equipos de emergencia en la ciudad de Whaley Bridge, en el Norte de Inglaterra. AFP

El líder laborista británico, Jeremy Corbyn, ha movido ficha para tratar de evitar toda costa un Brexit sin acuerdo el próximo 31 de octubre, aunque parece difícil que consiga aunar el apoyo suficiente. En una carta enviada en la noche del miércoles a los principales lideres británicos, el jefe de la oposición insta al resto de fuerzas a que respalden una moción de confianza contra el recién elegido primer ministro, Boris Johnson, para evitar una ruptura abrupta con el bloque comunitario. A finales de julio, Johnson ganó las primarias del Partido Conservador sustituyendo en el cargo a Theresa May prometiendo que el 31 de octubre Reino Unido estaría fuera de la Unión Europea “sea como sea”. Ello a pesar de que una mayoría en el Parlamento de Westminster se opone a una salida a las bravas.

De prosperar la moción para tumbar a Johnson, que Corbyn presentaría en cuanto se reanuden las sesiones de la Cámara el próximo 3 de septiembre, el laborista propone erigirse como líder de un Gobierno provisional para solicitar a Bruselas un tercer aplazamiento del divorcio –previsto inicialmente para el pasado 29 de marzo–. Ello permitiría convocar elecciones anticipadas en las que su formación defendería la celebración de un segundo referéndum en el que la permanencia en la UE sería una de las opciones.

“Tras salir adelante la moción de confianza, yo, como líder de la oposición, buscaría el apoyo del Parlamento para un Gobierno por el tiempo estrictamente necesario para convocar elecciones y conseguir la necesaria extensión del artículo 50” del tratado de la Unión Europea, escribió Corbyn. “En esas elecciones, el partido Laborista se comprometería a una votación pública sobre la salida de la Unión Europea, incluyendo una opción para quedarse”, agregó.

Para que salga adelante la moción, Corbyn tendría que recabar el apoyo mayoritario de los 650 diputados de Westminter pero no parece que de momento puedan darse los números. A los 262 escaños laboristas podrían sumarse los votos del Partido Nacionalista Escocés SNP (35), pero los liberal-demócratas (14), firmes defensores de la permanencia en la UE, rechazan de plano que Corbyn, histórico euroescéptico y que durante los últimos tres años ha mantenido una postura ambigua en torno al Brexit, sea quien esté al frente de un Ejecutivo de transición.

“Es un disparate”, criticó la nueva líder de los liberales, Jo Swinson, tras reconocer que pese a poder necesitar un “Gobierno de emergencia”, Corbyn no es el indicado para liderarlo. “Creo que hay personas en su propio partido, y especialmente entre los diputados conservadores que no estarían dispuestos a apoyarle”, sostuvo Swinson, por lo que emplazó a buscar una figura más de centro capaz de aunar una amplia mayoría entre los Comunes.

La líder del SNP, Nicola Sturgeon, se mostró en cambio dispuesta a estudiar cualquier opción que detenga el Brexit, por lo que no descartó respaldar a Corbyn aunque le urgió a fijar de forma clara su postura sobre el divorcio.

Otros nombres para un Ejecutivo de transición

Un conservador o una laborista, ambos veteranos. La recién elegida líder del Partido Liberal Demócrata, Jo Swinson, defendió la necesidad de buscar una figura de consenso que pueda liderar un Gobierno de "unidad nacional" transitorio, sugiriendo los nombres de los veteranos diputados Ken Clarke, de la bancada conservadora, o de Harriet Harman, del lado laborista. En su opinión, Corbyn sería incapaz de lograr el suficiente respaldo tanto entre los tories rebeldes a Boris Johnson que se oponen a un Brexit duro, como entre otros diputados independientes. Con todo, cuatro parlamentarios conservadores contrarios a un divorcio sin acuerdo se mostraron este jueves dispuestos a discutir con Corbyn la forma de derrocar a Johnson.

Normas