¿Impulsará libra, de Facebook, la ‘gig economy’?

La criptomoneda puede facilitar los pagos a trabajadores sin cuenta bancaria

¿Impulsará libra, de Facebook, la ‘gig economy’?

Encargar la cena o la compra semanal por internet nunca había sido tan fácil. En la mayoría de las ciudades, se puede pedir por el teléfono un coche que te lleve del punto A al punto B en cuestión de minutos. Todo ello es posible gracias a dos factores: los mercados virtuales, que facilitan estas transacciones instantáneas, y la gig economy o economía a demanda que pone a disposición el producto final o el servicio.

Se calcula que solo en el Reino Unido existen más de 1,1 millones de personas que participan en la gig economy. Podría decirse que ha sido una de las tendencias laborales más importantes del siglo. En el Reino Unido y Estados Unidos, su difusión ha ido de la mano de los que buscan flexibilidad y libertad. En los países en vías de desarrollo, ha ayudado a los desempleados a integrarse en el mercado laboral, impulsando así el crecimiento económico.

A pesar de ello, persiste un grave problema: el pago. La pregunta que se repite es por qué resulta tan difícil pagar a los trabajadores si las transacciones son instantáneas. Una de las principales barreras es no disponer de una cuenta bancaria para recibir pagos. De los 5.700 millones de adultos del planeta, se calcula que 1.700 millones no tienen acceso a servicios bancarios. En el mundo occidental resulta difícil de imaginar, pero en algunos países obtener la documentación necesaria y realizar los obsoletos trámites burocráticos hacen que sea imposible. Ese es el caso de países como China y la India, donde la población sin bancarizar es mayoritaria.

La situación se agrava cuando los pagos se realizan en una moneda incorrecta y se cobran comisiones elevadas. Tanto si se apoya la gig economy como si no, debería darse la bienvenida a una solución al problema de los pagos, ya que los métodos bancarios tradicionales están dejando a los trabajadores en peor situación.

El mes pasado, Facebook anunció su proyecto libra: una moneda digital internacional basada en la tecnología. ¿Podría ser esa la solución al problema? Merced a sus 2.000 millones de usuarios, Facebook podría crear una de las plataformas financieras más grandes del mundo y conectar a miles de millones de personas a una economía. A través de libra, un trabajador de la gig economy con una cuenta de Facebook podría recibir pagos con la misma rapidez con la que los consumidores reciben productos y servicios de los mercados virtuales. Sobre el papel, con libra los problemas como el acceso a una cuenta bancaria y la falta de flexibilidad en las monedas de pago desa­parecen.

Suena sencillo, pero todavía hay barreras que superar. Estamos en un momento de grandes cambios en las finanzas internacionales, pero está por ver cómo reaccionarán y regularán la tecnología los organismos supervisores y los Gobiernos. Podría ocurrir que no todos los países permitan que libra vea la luz.

A pesar de ello, la idea de crear un sistema de pagos en una plataforma que casi un tercio de la población mundial ya utiliza es un movimiento positivo para la economía mundial en general y los trabajadores de la gig economy en particular.

Aunque todavía se desconoce el impacto del proyecto libra de Facebook, tengo la esperanza de que acelere el debate y las preguntas sobre regulación y banca que todavía tienen que abordarse en relación con las criptomonedas.

Y lo que es más importante: si los poderes fácticos, sobre todo en los países en vías de desarrollo, abren sus puertas a las criptomonedas, se podría acelerar el desarrollo de estas economías, que podrían acceder a datos más precisos sobre su crecimiento.

Tali Salomon es directora general de eToro para España y Latinoamérica

Normas