El mercado prolonga su castigo a Argentina y se dispara el miedo de impago

La prima de riesgo llega hasta los 1.600 puntos, su valor más alto en diez años

El mercado prolonga su castigo a Argentina y se dispara el miedo de impago pulsa en la foto

Segunda jornada de castigo a Argentina por parte de los mercados tras el resultado de las elecciones del pasado domingo, en las que el peronismo quedó a un paso de volver a gobernar. El riesgo de impago de la deuda se disparó, según las firmas de análisis, que sitúan la posibilidad de una cesación de pagos en el 72%, como es el caso de la estimación de IHS Markit, y del 50%, según Bank of America. La prima de riesgo superó este martes los 1.600 puntos, un aumento de casi el 90% en un solo día, y llegó al valor más alto desde 2009 cuando nadie esquivaba los coletazos de la crisis internacional. El peso continuó su caída y llegó a tener un descenso del 10%, pero luego se moderó al 4%. Un dólar se vendió a 54 pesos al cierre de la jornada. El lunes había registrado un descenso del 17%.

El precio del seguro de crédito o CDS, por otra parte, subió unos 200 puntos básicos, hasta el entorno de los 2.200, lo que implica que para asegurar 10 millones de dólares en deuda argentina se necesita invertir 2,2 millones de dólares. La única buena noticia de la jornada fue la subida de la Bolsa, que sumó un 5% después del desplome del 37% del lunes, el más alto desde junio de 1990, momento en el que Argentina, al igual que ahora, atravesaba una crisis económica.

Las previsiones de firmas de análisis sostienen que el castigo continuará. Morgan Stanley señaló, en un informe, que la divisa argentina podría caer otro 20% en los próximos meses, a 70 unidades por dólar, mientras que Bank of America prevé que se deprecie hasta los 70,5 pesos a finales de 2019 y hasta los 106,6 pesos por dólar a finales de 2020, frente a una estimación previa a las elecciones de 51,4 y de 70 unidades por billete verde, respectivamente.

El Banco Central Argentino volvió a intervenir este martes para moderar la caída del peso. Cuando la depreciación superó el 10%, el organismo monetario vendió 50 millones de dólares, según Bloomberg, para reducir la caída. El lunes había subido los tipos de interés del 53,5% al 74% para frenar una devaluación que llegó a ser del 32% en pocas horas.

En medio, sigue la lucha política. El presidente y candidato a la reelección, Mauricio Macri, rechazó realizar cambios en el Consejo de Ministros y, de momento, no anunció ninguna modificación económica. Pero sí acusó el lunes al candidato ganador, Alberto Fernández, de ser el culpable de la reacción de los mercados y la escalada del dólar. Fernández contestó que no controla ningún resorte del Estado y que la responsabilidad recae sobre el Gobierno de Macri.

El candidato del peronismo también aprovechó para enviar mensajes a los mercados. “No estamos preparando una economía cerrada, ni vamos a perseguir a inversores”, aseguró Fernández. “Fui crítico con las decisiones económicas del Gobierno de Cristina Kirchner (2007-2015)”, recordó el dirigente, que fue jefe de ministros de los Gobiernos de Néstor Kirchner y Cristina Kirchner entre 2003 y 2008 y, después de renunciar, se convirtió en un crítico de la pareja presidencial. En los últimos dos años, ya con Macri en el Gobierno, Fernández retomó la relación con la expresidenta, quien en estas elecciones lo acompaña como candidata a vicepresidenta.

A pesar del perfil moderado de Fernández, los analistas dan por hecho un giro de 180 grados en la política económica, después de un mandato en el que Macri intentó controlar la inflación, recuperar la confianza de los mercados y reactivar la economía a través de la inversión empresarial, sin conseguir ninguno de sus objetivos: la economía está en recesión (el PIB bajó el 2,5% el año pasado), la inflación es del 55,8% y el castigo sobre la deuda y la caída del peso llevaron al rescate del Fondo Monetario Internacional. Las elecciones, con todo, han disparado la desconfianza. En palabras del economista y consultor Iván Carrino, “no es que el mercado esté enamorado de Macri, pero cree que, sin duda, es mejor que Fernández y Kirchner”.

Normas