A los bancos europeos les costará escapar del cementerio de valor

Mientras los ingresos amenacen con caer más rápido que los costes, los inversores seguirán fijándose en las bajas cotizaciones

Sede de Unicredit en Milán (Italia).
Sede de Unicredit en Milán (Italia).

El ingenioso Groucho Marx bromeó una vez con que si un hombre parece un tonto y habla como un tonto, no hay que dejarse engañar: es realmente un tonto. Los inversores que sigan esta máxima podrían haber cuestionado la recuperación de las acciones de los bancos europeos a principios de año, incluso mientras las perspectivas de los tipos de interés empeoraban.

Los resultados semestrales de Unicredit, Commerzbank y ABN Amro Bank, anunciados ayer, muestran por qué el sector bancario del continente sigue estancado en un cementerio de valor.

En términos relativos, ABN Amro ha tenido éxito. Aunque el beneficio de explotación antes de impuestos del primer semestre cayó casi una décima parte en términos interanuales, el prestamista holandés consiguió una respetable rentabilidad sobre fondos propios del 11,4%, en medio del rango objetivo de la dirección de entre el 10% y el 13%.

Pero es probable que ese éxito se modere si el inquietante pronóstico del consejero delegado, Kees van Dijkhui­zen, de un empeoramiento de la presión sobre el margen resulta correcta. La capacidad del banco para recortar los tipos de interés de los depósitos a fin de compensar la disminución del coste de los préstamos es limitada, dijo. A los ahorradores ya se les paga “cerca de cero”.

Esta presión sobre el margen se está dejando sentir en todos los préstamos heredados de la industria que tienen tipos de interés más altos y que se sustituyen por otros más baratos.

Este factor, unido a la débil demanda de nuevos créditos, llevó al autodenominado “ganador paneuropeo” Unicredit a recortar sus previsiones de ingresos para 2019 en 300 millones de euros, hasta alcanzar los 18.700 millones.

Aún así, el consejero delegado del banco italiano, Jean Pierre Mustier, se aferra por ahora a su objetivo de un rendimiento sobre fondos propios tangibles del 9%.

Probablemente no se pueda decir lo mismo del alemán Commerzbank, cuyo objetivo a la baja de un 6% de ROTE para el próximo año parece cada vez más imaginativo. La línea superior del prestamista con sede en Fráncfort cayó casi un 3% en el primer semestre, desafiando su objetivo de incrementar los ingresos de todo el año en la misma proporción.

Al igual que para sus rivales de la zona euro, la única opción del consejero delegado, Martin Zielke, es reducir aún más los gastos. Los costes de Commerzbank subieron un 81% en el semestre de enero a junio, frente a alrededor del 55% en ABN Amro y Unicredit.

ABN Amro, UniCredit y Commerzbank están valorados en alrededor de 0,8, 0,4 y 0,3 veces su valor contable tangible estimado para 2019, según datos de Refintiv.

Mientras los ingresos amenacen con disminuir más rápido de lo que pueden reducir los costes los consejeros delegados, los inversores tendrán dificultades para mirar más allá de las bajas valoraciones.

Los autores son columnistas de Reuters Breakingviews. Las opiniones son suyas. La traducción, de Carlos Gómez Abajo, es responsabilidad de CincoDías

Normas