Las fusiones de TV europeas deben quedarse en la sala de montaje

La mayoría de programas están en idiomas locales, así que el ahorro de costes de uniones transfronterizas es pequeño

Antena parabólica en la sede de ProSieben, en Unterfoehring, cerca de Múnich (Alemania).
Antena parabólica en la sede de ProSieben, en Unterfoehring, cerca de Múnich (Alemania).

Los crossover de TV, como el que hubo entre Padre de familia y Los Simpson, suelen ser recursos de guionistas sin ideas. Cadenas europeas como ProSiebenSat.1 deben tener esto en cuenta mientras su homóloga Mediaset presiona a favor de las fusiones.

El grupo alemán de 2.700 millones de euros ilustra los problemas de las cadenas tradicionales del continente. Ha tenido un buen trimestre: los ingresos han subido un 4% interanual hasta los 947 millones; el rápido crecimiento de sus unidades de producción y ecommerce ha compensado la caída de la publicidad. Pero ProSieben tiene que invertir toda esa ganancia y más en tecnología más sofisticada y nuevos programas para evitar que los espectadores se cambien a Netflix y los anunciantes a Facebook y Google. Así que su margen ebitda cayó al 22,5% desde el 28,4% del año pasado.

Con necesidades de inversión tan altas, es fácil defender una colaboración con un grupo en situación similar como Mediaset, que compró casi el 10% de ProSieben a principios de año. Los Berlusconi han hecho un llamamiento a la consolidación para aliviar la carga de proyectos como las costosas tecnologías de publicidad de TV dirigida. Quieren crear un holding holandés que incluya otros activos, entre ellos una participación en Mediaset España.

Sin embargo, ProSieben y homólogos como la británica ITV deberían ignorar estos llamamientos. Los analistas de Goldman Sachs estiman que el 70% de los costes operativos de las TV europeas provienen de la producción y compra de programas. Y como la mayoría de ellos están en idiomas locales, el ahorro de costes de fusiones transfronterizas es pequeño. Y se puede cooperar sin la complejidad de una fusión: la Alianza Europea de Medios –con miembros como la propia ProSieben y Channel 4– vende espacio publicitario digital paneuropeo para diferentes cadenas.

Una pelea entre Peter Griffin y Homer Simpson fue el nadir de su crossover. Colaborar con caracteres fuertes como los Berlusconi también puede generar conflicto. Dadas las escasas ventajas que ofrecen, las fusiones deben quedarse en la sala de montaje.

Los autores son columnistas de Reuters Breakingviews. Las opiniones son suyas. La traducción, de Carlos Gómez Abajo, es responsabilidad de CincoDías

Normas