Vivendi toca la nota adecuada para acallar a los escépticos

El precio de venta del 10% de Universal Music a Tencent demuestra que estaba infravalorada

Vincent Bolloré, presidente de Vivendi.
Vincent Bolloré, presidente de Vivendi.

Nunca hay que dudar de Vincent Bolloré. Esta es una lección del anuncio del martes de que Vivendi, que está controlada por el magnate francés, podría vender el 10% de Universal Music Group a la china Tencent Holdings a un precio que valora el sello en 30.000 millones de euros. La segunda lección es menos alentadora: se necesitarán más ventas de activos para eliminar el persistente descuento del conglomerado de Vivendi.

El multimillonario de 67 años de edad, que controla Vivendi con una participación económica de aproximadamente el 28%, planteó la posibilidad de vender parcialmente Universal, casa de Taylor Swift y el rapero Drake, en mayo de 2018.

Quince meses más tarde, la empresa con sede en París ha entrado finalmente en “negociaciones preliminares” con el gigante de los juegos Tencent para una venta del 10%. La empresa china también tiene la opción de comprar otro 10% al mismo precio en el plazo de un año.

Los beneficios para Tencent no están claros. De hecho, pagaría 3.000 millones de euros –o una cuarta parte del flujo de caja libre de este año utilizando estimaciones de Refinitiv– por una participación sin control sobre Universal. Las ventajas son más evidentes para Vivendi.

Una venta tranquilizaría a los inversores que temían que Bolloré no lograra cerrar un trato este año. Las acciones de Vivendi subieron ayer un 3,96%, que casi revierte las pérdidas sufridas en los últimos tres meses. Y asociarse con el grupo chino, que posee el servicio de streaming de 20.500 millones de euros Tencent Music Entertainment, ayuda a Universal a aprovechar el crecimiento de la música de pago en el país más poblado del mundo.

El precio de 30.000 millones de euros también justifica la afirmación de Bolloré de que el mercado de valores ha infravalorado la joya de la corona de Vivendi. Las ventas de Universal en el primer semestre de 2019 aumentaron un 19% con respecto al año anterior, hasta los 3.300 millones de euros, al captar la mayor parte de los royalties pagados por los servicios de streaming Spotify y Apple Music.

Suponiendo que la tasa de crecimiento continúe, las ventas de Universal en 2019 superarían los 7.000 millones de euros. El múltiplo de ingresos implícito de la compra de Tencent, algo más de 4 veces, es mayor que el de la adorada tecnológica Spotify.

La impresionante valoración pone de manifiesto el principal problema de Bolloré. Tras la subida de las acciones de ayer, el valor de Vivendi asciende a unos 35.000 millones de euros, incluida la deuda. Si el precio de Universal es correcto, los demás activos de Bolloré, como Canal+, el grupo de publicidad Havas y una serie de participaciones cotizadas, casi no tienen valor.

Ventas adicionales podrían ayudar a aliviar ese descuento. Es un incentivo para que Bolloré avance más rápidamente hacia su próxima operación.

Los autores son columnistas de Reuters Breakingviews. Las opiniones son suyas. La traducción, de Carlos Gómez Abajo, es responsabilidad de CincoDías

Normas