Resultados

ArcelorMittal, Cellnex, Telefónica e IAG, las empresas que más redujeron su deuda hasta junio

Los cuatro grupos recortaron su pasivo en 4.600 millones

Deuda Ibex pulsa en la foto

IAG, ArcerlorMittal, Cellnex y Telefónica han liderado los descensos de la deuda en términos homogéneos durante los seis primeros meses del año, con caídas de 1.670, 1.173, 868 y 844 millones respectivamente. La fuerte generación de caja libre y las desinversiones justifican los descensos experimentados por IAG y Telefónica mientras que el caso de Cellnex es la ampliación de capital de 1.200 millones la que contribuye a la caída del pasivo.

A pesar de estas fuertes reducciones y sin tener en cuenta la entrada en vigor de la norma contable NIIF 16 sobre arrendamientos financieros, respecto al cierre de 2018 el conjunto de las empresas del Ibex ha aumentado en 735 millones de euros su endeudamiento durante en la primera mitad del año, hasta los 164.023 millones de euros. En términos interanuales, la reducción de la deuda se limita al 1,3%, unos 2.234 millones de euros.

El 1 de enero comenzó aplicarse la nueva norma contable sobre arrendamientos que obliga a incluir en el balance de las empresas los alquileres operativos como los inmuebles. El cambio normativo se traduce en un incremento de los activos así como de la deuda. Según los datos facilitados por las empresas, respecto al cierre del 31 de diciembre el aumento de la deuda está próximo a los 15.000 millones. No obstante, no todas las compañías detallan en sus cuentas el impacto de la NIIF16. Si la comparación se realiza con los datos del primer semestre del pasado ejercicio el aumento de la deuda supera 12.000 millones. Junto a Telefónica y sus 7.542 millones extra de pasivo procedente de los arrendamientos, las otras empresas más afectadas por la normativa fueron Repsol (7.464 millones), Meliá (1.237,3 millones), Grifols (683 millones) e Iberdrola (399 millones).

Más allá de los cambios en la contabilidad destinados a elevar la transparencia, los datos evidencian que las cotizadas ya no tienen la premura de años anteriores por desapalancarse.

Después de cerrar 2018 con el nivel de deuda más bajo desde 2005, las empresas ya no se ven obligadas a acometer fuertes desinversiones para acelerar el recorte de la deuda. Eso sí, después de las heridas dejadas por la crisis financiera de 2008, las compañías son conscientes de la importancia que supone la disciplina fiscal.

Aun así, a cierre del 30 de junio, 12 cotizadas rebajaron su deuda, frente a 15 que la elevaron. Entre las empresas que más aumentaron la deuda destaca Iberdrola con 1.737 millones más en su pasivo. Si se incluye el efecto NIIF 16 valorado en 399 millones, el incremento de la deuda alcanza los 2.136 millones. La compañía que preside Ignacio Galán explica en el informe semestral que la subida del pasivo en los seis primeros meses del presente ejercicio se explica además por el tipo de cambio (284 millones) y el proceso inversor en el que está inmersa la eléctrica.

Le siguen Endesa (1.025 millones), MásMóvil (983 millones) y ACS (728 millones). La constructora que preside Florentino Pérez ha pasado de disponer de una posición neta de caja de tres millones de euros a contar con una deuda de 725 millones a cierre del 30 de junio. La empresa justifica este cambio en la compra de Abertis y en la inversión de proyectos concesionales y de energías renovables.

En términos interanuales, las mayores reducciones de la deuda corrieron a cargo de Telefónica (3.363 millones), IAG (1.653 millones), ArcerlorMittal (1.331 millones) y Enagás (772 millones). La aerolínea aunque se ve obligada a incluir en su balance el alquiler de los aviones, es más laxa que la que venía aplicando hasta el momento. Esto se traduce en una caída apalancamiento financiero.

Normas