LSE tendrá que hacer crecer Refinitiv para que le salgan los números

No le bastará con recortar costes

Anuncio de Refinitiv en Londres.
Anuncio de Refinitiv en Londres.

London Stock Exchange está haciendo una gran apuesta por el big data. Ayer confirmó que compra Refinitiv, proveedor de información financiera, por 27.000 millones de dólares, incluida la deuda. Para que le salgan los números, el CEO, David Schwimmer, no solo tendrá que recortar costes, sino también encontrar nuevas fuentes de crecimiento.

Hace solo 10 meses que Refinitiv se separó de Thomson Reuters, en una compra parcial por 20.000 millones. El accionista mayoritario, Blackstone, ha estado recortando costes, y está a más de la mitad de su objetivo de reducir los gastos anuales en 650 millones. Schwimmer considera que la fusión con LSE le permitirá rebajar otros 425 millones al año.

Si se suman estas cifras a los resultados subyacentes de Refinitiv de 2018, su ebitda llegaría a los 3.100 millones. Deduciendo los costes por depreciaciones y amortizaciones, de 864 millones de dólares en 2017 –el último año completo antes de la compra–, y gravando lo que queda al 22% de LSE, queda un rendimiento de la inversión del 6,5%, por debajo del coste medio ponderado del capital de la empresa, del 8%-9%.

Pero esa no es toda la historia. Para empezar, LSE hereda el 54% de Refinitiv en Tradeweb, el grupo de trading de derivados y bonos electrónicos, que vale algo más de 10.000 millones. Deduciendo esa participación del precio de compra y quitando el ebitda de Tradeweb de 2018, 250 millones, el retorno de la inversión mejora hasta el 7,3%.

Para garantizar un rendimiento para los accionistas, Schwimmer tendrá que impulsar el crecimiento de Refinitiv, que lidia con la caída de la demanda de sus terminales Eikon. Una opción es empaquetar y vender más datos de LSE a los clientes de Refinitiv; otra es usar sus estadísticas sobre medio ambiente, sociedad y gobernanza –la moda en la inversión– para crear nuevos índices.

Los accionistas de LSE parecen darle el beneficio de la duda. Su valor de mercado ha crecido un 25% desde que confirmó las conversaciones hace unos días. Eso sube el precio para cualquier rival que esté considerando lanzarse sobre LSE. También aumenta la presión sobre Schwimmer.

Los autores son columnistas de Reuters Breakingviews. Las opiniones son suyas. La traducción, de Carlos Gómez Abajo, es responsabilidad de CincoDías

Normas