El aeropuerto de Barcelona retoma su actividad tras detenerla por las lluvias

Al parón de una hora por causas climatológicas se suma el paro convocado para el fin de semana por el personal de tierra de Iberia

Los trabajadores de tierra de Iberia en El Prat mantienen este fin de semana una huelga para protestar por la sobrecarga de trabajo.
Los trabajadores de tierra de Iberia en El Prat mantienen este fin de semana una huelga para protestar por la sobrecarga de trabajo. Efe

El aeropuerto de Barcelona se ha visto obligado a paralizar toda sus operaciones a las 12.53 horas de hoy a causa de las fuertes lluvias que afectan a la capital catalana y su área metropolitana. Como consecuencia no ha despegado ni aterrizado ningún vuelo en Barcelona desde poco antes de las 13.00 horas, según han informado a Efe fuentes de AENA. La actividad, sin embargo, se ha retomado una hora después, al filo de las 14:00 horas.

Hasta ese momento, numerosos aviones han estado dando vueltas en el espacio aéreo esperando poder aterrizar y dos han tenido que ser desviados a otros aeropuertos: un Easyjet procedente de Basilea (Suiza) se ha redirigido a Girona, mientras que un Ryanair que venía de Hamburgo (Alemania) se ha desviado a Reus

El parón de una hora por cláusulas climatológicas ha incidido en una mañana ya complicada en el Prat por la huelga de personal de tierra de Iberia de este aeropuerto para este fin de semana. Los servicios mínimos decretados con motivo de la huelga de este fin de semana del personal de tierra de Iberia en el aeropuerto de Barcelona se están cumpliendo con normalidad durante las primeras horas de la jornada de protesta de hoy. Según ha informado Iberia en un comunicado, hasta las 09.00 horas de este sábado, transcurridas las primeras nueve horas de huelga, se han operado con normalidad 102 vuelos, 55 de ellos de salida y 47 de llegada, mientras que un portavoz de AENA ha explicado que el paro ha obligado a cancelar 62 vuelos que debían llegar o despegar hoy de El Prat. No obstante, lo vuelos afectados superan el centenar.

Los trabajadores exigen estabilizar el empleo, transformando la totalidad de los empleados fijos a tiempo parcial en fijos a tiempo completo, y pasar a fijos a 400 trabajadores eventuales, de una plantilla de más de 1.000 personas. Los representantes de los trabajadores creen que eso solucionaría la mayoría de problemas que sufre actualmente la plantilla, como el "abuso de horas extraordinarias obligatorias" o la reorganización de turnos y horarios que permitirían a la plantilla de Iberia Barcelona trabajar en "condiciones dignas".

Desde primeras horas de la mañana, la afluencia de pasajeros en el aeropuerto es la normal en un fin de semana de julio y no se están produciendo aglomeraciones de viajeros, ya que, tras decretarse los servicios mínimos el pasado jueves, las compañías aéreas afectadas por la huelga desviaron al pasaje afectado por la huelga a otros vuelos e informaron a aquellos que no podían ser recolocados para que ya no acudieran a El Prat. Los paneles informativos del aeropuerto explican asimismo a los pasajeros sobre el conflicto laboral.

Ayer por la tarde, los representantes del comité y de la empresa mantuvieron una reunión en el departamento de Trabajo de la Generalitat para intentar desbloquear la situación, pero acabó sin acuerdo bien entrada la noche.

Sindicatos y empresa no lograron ponerse de acuerdo tras más de seis horas y media de negociaciones: los primeros aseguraron que Iberia había sido "intransigente" y no había hecho ninguna oferta, mientras que la dirección se escudó en que las reivindicaciones de los trabajadores están fuera del ámbito de las competencias del comité de empresa en el aeropuerto barcelonés.

La convocatoria de huelga afectará a un buen número de aerolíneas en El Prat durante todo el fin de semana, ya que el personal de tierra de Iberia presta servicio a 27, entre ellas, Vueling (que ha cancelado 112, según sus datos), British Airways, Air Lingus o Level. Vueling, la aerolínea que más vuelos opera en El Prat, es la compañía más afectada, con la cancelación de 112 vuelos, lo que afectará al 7 % de los viajeros, el 95 % de los cuales serán reubicados en otros aviones el mismo día o el siguiente.

El Ministerio de Fomento decretó el pasado jueves servicios mínimos del 100% de los vuelos domésticos con territorios no peninsulares, el 54% de los internacionales y el 32% de los peninsulares cuya alternativa de transporte sea inferior a cinco horas

Iberia presta servicio al 65% de las operaciones en El Prat y, junto con Vueling, atiende a las compañías de International Airlines Group (IAG) y a otras de Oneworld, la alianza aérea a la que pertenece Iberia.

Para estos paros, el Ministerio de Fomento ha fijado unos servicios mínimos que protegen el 100% de los vuelos con los territorios no peninsulares, el 54% de los servicios internacionales y de los vuelos nacionales cuya alternativa de transporte es superior a cinco horas, así como el 32% de los servicios peninsulares cuya alternativa de transporte sea inferior a esas cinco horas.

Vueling ofrece a los pasajeros afectados por estas cancelaciones la posibilidad de solicitar el reembolso del billete o su cambio para volar otro día durante las dos próximas semanas. Además, les pide que no acudan al aeropuerto puesto que pueden llevar a cabo estos trámites en su web. Asimismo, explica que, si la reserva se ha hecho a través de Iberia o British Airways, se debe contactar directamente con estas compañías para solicitar su cambio o devolución, algo que también recomienda para quienes lo hayan hecho a través de agencias de viajes.

Por su parte, Iberia, que limita su operativa en Barcelona a los vuelos con Madrid, ofrece a sus pasajeros la posibilidad de reservar en cualquier otra fecha hasta el 4 de agosto.

Según explicó UGT, sindicato mayoritario en dicho comité, la huelga ha sido secundada por un 80% del personal. Este sindicato denuncia que los trabajadores siguen esperando un plan industrial para su aeropuerto donde se contemple la contratación necesaria que solucione la sobrecarga de trabajo a que está sometida la plantilla de Barcelona y los diferentes problemas de esta escala.

"El año pasado la empresa se comprometió a solucionar la problemática en el contexto de una desconvocatoria de huelga, pero un año más tarde los problemas siguen siendo los mismos, con el agravamiento del incremento de la carga de trabajo respecto a ese momento y la falta de soluciones en cuanto al dimensionamiento de la plantilla", añade UGT.

El Govern pide diálogo

El conseller de Territorio y Sostenibilidad del Gobierno de Cataluña, Damià Calvet, ha pedido hoy a Iberia que a partir del lunes retome las negociaciones con los trabajadores de tierra "y ponga soluciones sobre la mesa" para evitar nuevos paros que afecten este verano al Aeropuerto de Barcelona-El Prat.

En declaraciones a los medios durante una visita al Port de la Selva (Girona), Calvet ha lamentado que Iberia "no haya resuelto una crisis anunciada" y la ha acusado de no haber cumplido los compromisos alcanzados el pasado año.

Normas