Especial publicidad

Deutsche Bank aconseja cautela a los inversores ante un segundo semestre volátil y de menor crecimiento económico

La entidad considera que la volatilidad será el factor dominante en los mercados en los próximos meses

Deutsche Bank aconseja cautela a los inversores ante un segundo semestre volátil y de menor crecimiento económico

Deutsche Bank prevé que la economía mundial se desacelere de forma gradual en la segunda mitad de 2019, con un aumento anual del 3,4%, pero alejado de la posibilidad de una recesión. También prevé un entorno de continua volatilidad en los mercados, como ha sucedido en los primeros meses del año. En este contexto, desde Deutsche Bank aconsejan cautela a los inversores para los últimos meses de 2019.

La entidad afirma que durante los primeros meses de 2019 las cifras de crecimiento se han mantenido, pero las expectativas de la mayor parte de analistas han disminuido, arrastradas por el pesimismo que ha causado la escalada de los conflictos comerciales. “El escenario base de Deutsche Bank es una desaceleración moderada de las tasas de crecimiento mundial, debido no sólo a la disminución de las exportaciones por la guerra comercial”, explica Rosa Duce, economista jefe de Deutsche Bank España. “Consideramos que hay factores que también contribuirán, como el recorte que observamos en las previsiones de inversión empresarial, sobre todo en el sector manufacturero, y el hecho de que la solidez de la confianza de los consumidores podría verse en entredicho”. Duce afirma que “el impacto de todo ello en el comercio ya está provocando cambios estructurales en los flujos comerciales y las cadenas de suministro mundiales”.

Deutsche Bank espera un crecimiento para Estados Unidos durante 2019 del 2,5%, y para la zona Euro, del 1,2%. Los analistas de la entidad consideran que China crecerá un 6%, al tener la capacidad de impulsar medidas económicas que permitan mantener estable el crecimiento.

Papel de los bancos centrales

Deutsche Bank aconseja cautela a los inversores ante un segundo semestre volátil y de menor crecimiento económico

“Mario Draghi, el presidente del BCE, puso a esta institución en el centro del desarrollo económico con su famoso whatever it takes en 2012. Siete años más tarde, los bancos centrales vuelven a tener todo el protagonismo cuando se trata de apuntalar el crecimiento”, señala Rosa Duce. Los bancos centrales han manifestado su intención de actuar y pisar el acelerador de la política monetaria si es necesario para hacer frente a una eventual desaceleración económica.

La economista jefe de Deutsche Bank España considera que “mientras que la Fed tiene margen para rebajar los tipos, el BCE y el Banco de Japón lo tendrán más difícil. Sus tipos de referencia ya son muy bajos, o incluso negativos”. Los expertos de la entidad prevén que el BCE reducirá el tipo de interés ligado a la facilidad de depósitos en 10 puntos básicos en el próximo mes de septiembre, y que acompañará este movimiento con la implantación de un sistema de penalización por tramos para no dañar al sector bancario.

Volatilidad en los mercados

Sin embargo, esta intención manifestada de apoyar a las economías con política monetaria puede ser uno de los elementos que acabe produciendo un aumento de la volatilidad en los mercados financieros. “Los mercados están contando demasiado con el apoyo de los bancos centrales, lo que podría provocar decepciones más tarde”, advierte Rosa Duce.

Esta economista apunta a algunas de las causas que han provocado movimientos en los mercados en los primeros meses de 2019, y que previsiblemente continuarán en la segunda mitad del año. La experta señala que “se mantienen las preocupaciones por el conflicto comercial, ya que es probable que EE UU y China lleguen a un acuerdo, pero el mismo no será ni fácil ni rápido, y tampoco se puede descartar que el conflicto llegue a Europa (con el sector de autos el más impactado). Los riesgos geopolíticos (sanciones a Irán) también se mantienen, además de otros problemas políticos como, el Brexit o Italia. Por último, las variaciones de los beneficios empresariales también podrían impulsar la volatilidad. Con las cifras presentadas hasta el momento del segundo trimestre tanto en EE UU como en Europa podemos ver que el trimestre ha sido positivo, pero se están produciendo muchas revisiones a la baja de las expectativas para el año”.

Indicaciones para los inversores

En este contexto, Deutsche Bank recomienda cautela a los inversores, y que estén preparados para la volatilidad en distintos tipos de activos. “En renta variable, recomendamos acciones de calidad y evitar las cíclicas, que serían las primeras afectadas en un repunte de volatilidad”, pronostica Rosa Duce. “En renta fija”, añade, “la selección será más importante que nunca, ya que eventuales bajadas de tipos de interés comportarán una mayor búsqueda de rendimiento”.

Respecto a las divisas, Deutsche Bank considera que la solidez del dólar estadounidense no pondrá en riesgo el valor de las monedas de los países emergentes, y mantiene una opinión favorable sobre los mercados emergentes asiáticos. Para los inversores particulares, Deutsche Bank propone acceder a estos activos a través de fondos de inversión. “Los fondos son el vehículo adecuado para que un particular no experto consiga una inversión diversificada, adecuada a su perfil de riesgo y dejando la gestión de la cartera en manos de los gestores profesionales del fondo”, puntualiza Rosa Duce. 

Cinco razones para la inestabilidad

  1.  El conflicto comercial, con un acuerdo entre EEUU y China que no se prevé inminente
  2.  Desestabilización de las expectativas sobre las políticas monetarias, a causa de los temores de que el conflicto comercial repercuta sobre el crecimiento
  3. Lo contrario: decepción si la relajación monetaria no cumple las expectativas
  4. Una eventual presentación de beneficios de las empresas por debajo de lo previsto
  5. Los riesgos geopolíticos y, en Europa, problemas políticos relativos al Brexit o a Italia
Normas