Mercados

Álvarez-Pallete: "Seremos muy selectivos en la venta de activos"

En la conferencia a analistas, el presidente de Telefónica recalca que no están obligados a desinvertir para rebajar la deuda

José María Álvarez-Pallete, presidente ejecutivo de Telefónica.
José María Álvarez-Pallete, presidente ejecutivo de Telefónica. EFE

El martes fue Santander, el miércoles Repsol e Iberdrola y hoy es el turno de otra grande: Telefónica. La compañía que pilota José María Álvarez Pallete ha divulgado las cuentas del primer semestre, unos datos que los inversores parece que no se lo están tomando demasiado bien. Los inversores siguieron con lupa la conferencia a analistas.

La reducción de la deuda otorga oxígeno a Telefónica. Su presidente, José María Álvarez-Pallete, afirmó ayer en la conferencia con analistas posterior a la presentación de resultados del primer semestre que “no se sienten obligados a vender activos para desapalancarse”. Hasta junio de 2019 son ya nueve los trimestres consecutivos de rebaja de la deuda. La compañía reafirmó su compromiso con el recorte del endeudamiento pero dejó claro que ni todo vale ni lo hará a cualquier precio. “Será muy selectiva a la hora de vender activos”, afirmó su presidente. En el caso de proceder a futuras desinversiones, el ejecutivo explicó que pueden ser de todo tipo “en países, infraestructuras, productos o servicios”. La clave para determinar si se venden activos o no está en si suponen una ventaja competitiva.

El directivo recalcó que en los próximos meses la compañía combinará la rebaja de la deuda con la “optimización de los recursos propios” preservando la posición competitiva “en los mercados en los que son competitivos”. Para ello, el presidente de la operadora apuntó que “están revisando consistentemente su cartera de negocio” y clasificó sus activos en tres categorías diferenciando claramente entre aquellos que considera estratégicos, los que están en desarrollo y los que son podrían ser objeto de venta.

Durante el primer semestre, la operadora aceleró su estrategia de reducción de deuda y generación de caja libre con las desinversiones en Antares y Telefónica Guatemala así como el resto de filiales en Centroamérica a Millicom y América Móvil. Días antes de presentar las cuentas del primer trimestre procedió a la venta de un conjunto de centros de datos a ambos lados del Atlántico a la gestora Asterion Industrial Partners. Todo ello se refleja en un recorte de la deuda que, a cierre del primer semestre se sitúa en 40.230 millones, un 5,7% menos que en el mismo periodo del año anterior.

La compañía se comprometió a seguir aumentando el flujo de caja en los próximos seis meses pues considera que es clave para rebajar la deuda. No obstante, Telefónica dejó claro que esto no supondrá un obstáculo para que la firma cumpla con su compromiso de remuneración al accionista. La empresa subrayó que mantendrá sin cambios su política de dividendos.

En la conferencia de resultados, Telefónica puso el foco en la evolución del negocio en España y en la posibilidad de monetizar los activos de redes. Álvarez- Pallete defendió que “el crecimiento está siendo sostenible, bueno y rentable. Estamos en la senda de cumplir con las previsiones del año y en línea con las expectativas”.

Pallete aprovechó la ocasión para ensalzar las eficiencias logradas en los primeros seis meses del año así como el ahorro logrado gracias a la digitalización, el buen posicionamiento de las redes de la compañía y las menores incertidumbres regulatorias.

Telefónica recibió las cuentas con una caída en Bolsa del 2,93%. La compañía es junto a la otra operadora, MásMóvil (-1,65%), dos de las cotizadas con peor desempeño en el Ibex 35. Las cuentas de Telefónica se han conocido el mismo día que las de Orange que comunicó una caída de la facturación en España por la tendencia hacia el mercado low cost.

Abre la puerta a la venta de redes

En la información presentada a los analistas, la teleco no vio ninguna necesidad de que las distintas operadoras tengan sus redes. En muchos casos estas redes son de distintas tecnologías (cobre, 2G y 3G, 4G) con lo que la situación actual es muy ineficiente desde el punto de vista de la utilización del capital. La operadora ve posibilidades de firmar nuevos acuerdos para compartir redes con otros operadores lo que le permitiría vender muchas en propiedad al ser la empresa que cuenta con la mayor red de banda ancha y fibra del mundo.

La firma de acuerdos entre operadoras no es nuevo. Los primeros pasos se han dado en Brasil y Alemania.

Normas