Un nuevo ataque a los zombis chinos puede enterrar a unos cuantos

Esta semana, Pekin ha dado un impulso a una campaña para matar a empresas en graves problemas económicos

Un actor se prepara para rodar una escena de la película 'Zombie era', rodada en China.
Un actor se prepara para rodar una escena de la película 'Zombie era', rodada en China. Reuters

Un nuevo ataque a los zombis corporativos de China podría enterrar a unos cuantos. Esta semana, los funcionarios chinos han dado un impulso a una campaña promovida por Pekín para matar a empresas moribundas. Las versiones pasadas de esta película de terror han terminado a menudo con las autoridades locales manteniendo a las empresas estatales que se tambalean.

Varios ministerios dieron a conocer el martes un plan para acelerar el cierre de empresas en dificultades y mejorar los aún incipientes procesos de quiebra, incluso para las empresas estatales. Las nuevas directrices prohíben, entre otras cosas, que las partes interesadas impidan que esas empresas abandonen el mercado.

Las reglas y regulaciones chinas sobre estos procesos son a menudo oscuras, por lo que la claridad es bienvenida. No es además la primera vez que los oficiales luchan contra los no muertos. El problema era especialmente agudo en torno a 2015, cuando el precio de las materias primas se desplomó, por ejemplo, entre los productores de metales de propiedad estatal. Eso creó algo así como un ejército de muertos vivientes. El Fondo Monetario Internacional estimó que para 2016 esas compañías representaban alrededor del 6% de la deuda total de las empresas y el 15% del total de los pasivos industriales. El problema mejoró un poco en 2017, cuando los precios de las materias primas se recuperaron del estancamiento y los problemas de exceso de capacidad disminuyeron un poco.

El nuevo esfuerzo de esta semana parece ser parte de una campaña más amplia para mantener la atención sobre los Gobiernos regionales. El regulador de activos del Estado dijo en marzo que casi 2.000 empresas zombis y muy endeudadas han sido eliminadas hasta ahora. El objetivo de los funcionarios es matar miles para el próximo año.

Es cierto que no es un mal momento para hacerlo. Hay un respiro económico y suficiente presión en la guerra comercial con EE UU como para dar ímpetu a los funcionarios que ven que se avecinan problemas. Eso puede hacer que valga la pena ver este thriller.

Para más información Breakingviews.reuters.com. Los autores son columnistas de Reuters Breakingviews. Las opiniones son suyas. La traducción, de David Vázquez Baciero, es responsabilidad de CincoDías.

Normas
Entra en El País para participar