El verano, ¿un buen momento para vender la vivienda?

En el último trimestre de 2018, el precio de los inmuebles libres sufrió un aumento del 3,9%

Las dinámicas de mercado evidencian que durante el verano es cuando más familias deciden comprar una residencia, especialmente en zonas de costa. Justamente en esta época los potenciales compradores suelen disponer de más tiempo para buscar, realizar visitas, sopesar distintas opciones y finalmente tomar una decisión.

 

En verano, las ventas de viviendas exclusivas en zonas de playa experimentan un aumento cercano al 10%, debido al atractivo de poder disfrutar del buen tiempo y la playa. En cuanto al precio, nos encontramos en un entorno de estabilidad. Así, en el último trimestre de 2018 el coste de la vivienda libre experimentó un incremento del 3,9% en relación con el mismo periodo del año anterior, según los últimos datos disponibles del Ministerio de Fomento.

A la hora de vender un inmueble entran en juego múltiples factores que debemos tener en cuenta. En el caso de las propiedades exclusivas, con más metros cuadrados, es muy importante la existencia de instalaciones como una piscina o zona ajardinada, que contribuyen de forma decisiva a decantar la balanza.

Además, el buen tiempo es un elemento a favor ya que los espacios están más iluminados, por tanto, aumenta la sensación de amplitud, que es un aspecto clave para los compradores. La entrada de luz natural resalta la calidad de los materiales y el cuidado diseño propio de una vivienda de alto standing, donde cada detalle está perfectamente estudiado.

Por otro lado, los sistemas domóticos y de climatización son un elemento indispensable para una vivienda premium, evidenciando el confort y funcionalidad de las instalaciones. En este apartado, cobra una gran importancia el nivel de innovación de los equipos y la sostenibilidad, ya que los potenciales compradores cada vez dan más importancia al confort y a la posibilidad de personalizar las condiciones de cada estancia, sin olvidar el respeto por el medio ambiente.

En verano los visitantes de una vivienda podrán imaginar fácilmente qué uso harán de ella, y, especialmente cómo disfrutarán de los espacios exteriores durante las largas jornadas veraniegas. Además, la presencia de una piscina y la proximidad a la playa siempre constituyen elementos especialmente atractivos, ya que invitan a disfrutar del ocio y el relax. La compra de una vivienda de alto standing, y en general de cualquier tipo de vivienda, no es una decisión impulsiva, sino muy meditada, pero hay múltiples factores que ayudan a dar el paso especialmente en época estival.

 Armando Lasauca es CEO de aProperties

Normas