Transporte

BlaBlaCar estrena su red de autobuses tras cerrar la compra de Ouibus

Lanza BlaBlaBus en Europa y eleva un 16% su actividad en España hasta junio

Autobús de BlaBlaCar.
Autobús de BlaBlaCar.

BlaBlaCar estrena su red de autobuses con el lanzamiento de BlaBlaBus en Europa. El movimiento tiene lugar tras completar la compañía la adquisición de Ouibus, la empresa de autobuses francesa, perteneciente a la empresa ferroviaria pública gala SNCF. La plataforma de coche compartido explicó ayer en un comunicado que esta operación le permite avanzar hacia una movilidad multimodal al ofrecer un servicio completo de coche compartido y autobús.

También precisó que el siguiente paso lo darán en octubre cuando toda la flota de Ouibus viajará ya con la identidad de BlaBlaBus. Y, con la culminación del proceso, todas las ofertas de Ouibus se podrán reservar desde BlaBlaCar con el nombre de BlaBlaBus, “que espera convertirse en la plataforma de referencia en viajes interurbanos por carretera”, aseguró. La firma, que fue denunciada por Confebus por competencia desleal, espera atraer más demanda a su plataforma al ofrecer un mayor número de opciones de viaje.

El esteno de BlaBlaBus tuvo lugar el pasado junio. Se lanzó en las carreteras de Francia, Alemania y Benelux, y este martes también lo hizo en Italia. La compañía aclaró que en España BlaBlaCar seguirá operando, como hacía Ouibus, en las rutas transfronterizas de acuerdo con el modelo concesional español. En total, la red BlaBlaBus cubrirá 400 destinos en 10 países europeos a finales de este año.

En España, Ouibus tiene un acuerdo con Alsa para operar algunas de sus rutas transfronterizas, el único tipo de rutas que, por ahora, pueden operarse al tratarse de un mercado no liberalizado. Una situación que podría cambiar en el futuro planteando la competencia a los diferentes asociados de Confebus.

“En España existe un modelo concesional de autobuses que, por supuesto, respetamos, y que permite que nuestros usuarios ya puedan beneficiarse de los viajes en BlaBlaBus que conectan a España con destinos europeos como Francia o Italia”, señaló Álvaro Zamácola, director general de BlaBlaCar para España y Portugal.

El directivo resaltó igualmente los beneficios que ofrece la integración: “Los ciudadanos europeos, no solo los usuarios de BlaBlaCar, podrán encontrar dos modos de viajar complementarios con una plataforma únicia, lo que facilitará a los pasajeros la ruta que mejor se adapta a sus necesidades”.

Para llevar a cabo la adquisición de Oibus, BlaBlaCar llevó a cabo una ronda de financiación de 101 millones en la que participó SNCF, además de anteriores inversores de BlaBlaCar. El operador ferroviario francés ya indicó entonces que entraba en el capital de la plataforma de coches compartidos con vocación permanencia. Las dos compañías manifestaron además su intención de estrechar su colaboración para fomentar la intermodalidad entre el coche compartido, el autobús y también el tren.

Junto al lanzamiento de BlaBlaBus, BlaBlaCar anunció que ha aumentado un 16% su actividad en España en el primer semestre comparado con el mismo perido de 2018. Según la compañía, la conexión de pequeñas localidades no deja de crecer gracias a la implantación de su nuevo algoritmo en 2018, lo que permite hacer pequeños desvíos en el trayecto y registrar más de un punto de recogida. La firma indicó que los viajes que se crean gracias a este algoritmo ya representan el 10% del total.

Normas