Obituario

De consejero delegado del Banco Bilbao a copresidir BBVA

La vida del banquero ha estado ligada cuatro décadas a la entidad de origen vasco

Emili Ybarra
Emili Ybarra

Gran parte de la carrera profesional de Emilio Ybarra estuvo ligada a la banca. Nacido el 9 de noviembre de 1936 en San Sebastián, licenciado en Derecho por la Universidad de Valladolid y en Ciencias Económicas por la Universidad de Deusto, el empresario estuvo vinculado a esta entidad durante más de cuatro décadas. Fue consejero delegado del Banco de Bilbao, vicepresidente y más adelante presidente del Banco de Bilbao Vizcaya (BBV), cargo que mantuvo en 1999 tras la fusión de BBV y el banco público Argentaria y hasta su salida de la entidad en 2001, salpicado por el escándalo de los fondos del banco en paraísos fiscales.   

De familia vinculada a Neguri y al núcleo duro de accionistas históricos de la entidad vasca, Emilio Ybarra inició su carrera profesional Orconera, empresa que gestionaba las principales minas de hierro de Vizcaya. Ocupó cargos directivos en el Banco de Bilbao (director de diversas sucursales, director de organización y personal...) hasta que alcanzó el puesto de consejero delegado y vicepresidente.

En 1988, entonces presidente del Banco de BilbaoJosé Ángel Sánchez Asiaín, propuso a Pedro Toledo, presidente del Vizcaya, un acuerdo de fusión, tras su intento fallido de hacerse con el Banesto de forma hostil. El 21 de enero de 1988, y tras 19 días de conversaciones entre las cúpulas de ambas compañías vizcaínas, el Banco de Bilbao y el Banco de Vizcaya emitían un primer comunicado conjunto en el que reconocían su proyecto de fusión.  

Un año después, tras la muerte de Pedro Toledo, entonces copresidente del ya fusionado BBV, Ybarra rechazó su acceso a la presidencia honorífica del BBV en mitad de una crisis por la sucesión del presidente. En 1990, y con un laudo del Banco de España de por medio, Ybarra pasó a ocupar la presidencia de la entidad con el consenso de los consejeros de ambas facciones. 

Con Ybarra como presidente de BBV, en 1999, el segundo y el tercer banco del país, la entidad vasca y Argentaria, anunciaron su fusión para competir con las grandes entidades europeas.  El acuerdo, auspiciado por el entonces Gobierno de José María Aznar, dejaba en minoría en el consejo a las grandes familias que habían controlado el BBV y se estructuraba bajo una bicefalia, con dos copresidentes, los del BBV, Emilio Ybarra, y de Argentaria, Francisco González. El acuerdo recogía que esa estructura se mantendría hasta la junta de accionistas en el año 2002 cuando, según el plan previsto, Ybarra cumpliría 65 años y abandonaría su cargo.

Pero no dio tiempo. En diciembre de 2001, Emilio Ybarra anunció su dimisión tras un expediente del Banco de España por las cuentas secretas de Jersey, paraíso fiscal donde algunos consejeros de BBV situaron sus fondos pensiones con cargo a fondos extracontables del banco, procedentes del antiguo Vizcaya. Tal y como acreditó la Justicia, la entidad cometió infracciones por un patrimonio de 37.343 millones de pesetas (224,4 millones de euros) no registrado contablemente y que, según el supervisor financiero, fueron gestionados en dos estructuras off-shore en Jersey y Liechtenstein. Una doble contabilidad que salió a la luz tras la fusión con Argentaria y que el banco legalizó en enero de 2001.

Durante su gestión, Emilio Ybarra impulsó la expansión internacional de BBVA, especialmente en Latinoamérica y México. En marzo del año 2000, BBVA anunció la fusión de su filial en México (BBV-Probursa) con Bancomer la segunda entidad financiera mexicana para crear la primera del país.   

Ybarra también estuvo vinculado al grupo Vocento, editor de ABC y El Correo. También pertenceció al consejo de Repsol y de Tubos Reunidos. 


Normas