Banca

La cúpula de WiZink se juega un bonus de 10 millones por la valoración del banco

El “personal clave” tendrá el incentivo si el valor ha subido desde cierre de 2014; un experto independiente deberá fijar el precio

WiZink pulsa en la foto

Los directivos de WiZink, el banco online propiedad de la gestora estadounidense de capital riesgo Värde, tocan con las yemas de los dedos una recompensa millonaria. Se juegan un bonus de alrededor de 10 millones de euros en función de la valoración que elabore un experto independiente a cierre del presente ejercicio.

La entidad financiera especializada en créditos a través de tarjetas de crédito puso en marcha en 2015 un plan de retribución que tiene su gran hito este ejercicio. En el folleto de la colocación de sus 515 millones de euros en bonos ejecutada en septiembre del año pasado se especifica que la fórmula de este bonus se estableció en 2015 y sus beneficiarios son “empleados clave”.

Un portavoz de la entidad asegura que es un método de fidelización habitual y ha declinado revelar la cantidad de beneficiarios del plan. El número de ejecutivos de WiZink era de ocho en el momento de la emisión de la renta fija, si bien su director general, Iñaki Perkins, decidió abandonar la firma el pasado 2 de abril y también ha habido incorporaciones. Continúan en los puestos de mando Regina Planas, Inês Medina, Diego Ferreiro, Teresa Pérez, Ricardo Gómez, Blanca Rivilla y Olga Carmona. En los últimos meses se han incorporado Philip Holemans como director financiero y Maria Turners como directora de recursos humanos. La entidad continúa buscando un consejero delegado.

Desde el banco especializado en créditos con tarjeta y ahorro también han desvinculado por completo el plan de incentivos de la salida a Bolsa. Esta permanece de momento paralizada, como publicó CincoDías el pasado 24 de marzo.

En esencia, el plan de remuneración es un pago con acciones de WiZink pero que se liquidará en efectivo. “El importe de la retribución se basa en el aumento del valor de la compañía durante un período de cinco años que finaliza en 2019”, explica el documento al que ha tenido acceso este diario. Los agraciados del plan, eso sí, no lo recibirán hasta tres años después: en 2022.

La valoración de WiZink se realizará por un experto neutral, que utilizará el plan de negocio a cinco años diseñado por la dirección y datos de mercado. Sobre la base de estas dos premisas, se llegará un rango de valoración para el que se emplearán varias metodologías de valoración. Entre ellas, el modelo de descuento de dividendos, la evolución de firmas comparables y las transacciones precedentes.

El importe reservado para pagar los bonus correspondientes sumaba 9,6 millones de euros a cierre de marzo, lo que supone un 43,3% más respecto a los 6,7 millones apartados a 31 de marzo de 2018. Cifra, esta última, incluida en el folleto de emisión de deuda.

Reclamaciones

WiZink recibió 599 reclamaciones por usura entre enero y marzo, lo que supone multiplicar casi por cuatro las 159 del mismo periodo del año pasado. La firma provisionó 10 millones por este motivo, lo que equivale al 42% de su resultado neto atribuible de 23,7 millones en el primer trimestre del año. WiZink explica en el informe para sus bonistas que el beneficio por su actividad habitual alcanzó los 95,9 millones el año pasado, un 27% inferior al de 2017.

Sin embargo, el documento añade que se anotó una plusvalía extraordinaria de más de 300 millones por el traspaso de una parte del negocio a Santander –el de tarjetas de crédito de Popular– que disparó el resultado a 403,7 millones.

El Supremo y su dictamen sobre la usura está a punto

Anulación. El Tribunal Supremo invalidó en noviembre de 2015 un préstamo al consumo al 24,6%, por ser “más del doble del interés medio de los créditos”, si bien WiZink asegura que los casos son distintos y que los créditos de tarjetas deben compararse con las estadísticas concretas de estos. Desde finales de 2017, el Banco de España las publica, y en mayo arrojaron un interés medio del 19,89%. Existe una macrocausa sobre usura por créditos de tarjetas y que se espera una sentencia del Supremo que clarifique la cuestión en el tercer trimestre de este año. En noviembre de 2017, el Congreso aprobó una proposición no de ley que instaba al Gobierno a limitar los intereses de los préstamos concedidos por entidades no supervisadas por el Banco de España, los llamados microcréditos. En Portugal, donde también opera WiZink, el interés máximo de los créditos con tarjeta es del 16,1% este trimestre.

Normas