Las energéticas se dejan en Bolsa 5.800 millones en apenas tres días

Enagás pierde un 15,43% de su valor y los analistas recomiendan vender

Energéticas pulsa en la foto

El sector energético continuaba este lunes conmocionado por el recorte a la retribución de sus activos regulados (redes de transporte y distribución) que se deriva de la propuesta de metodología lanzada el viernes a audiencia pública por parte de la CNMC. Un total de siete circulares normativas que incluyen las nuevas fórmulas de cálculo de las tasas de rentabilidad financiera de dichos activos para un periodo de seis años (a partir de 2020 en el caso de la electricidad y de 2021 para el gas), lo que implica recortes de entre el 30% y el 40% en dicho plazo.

Tras las fuertes caídas en Bolsa de la semana pasada, con el adelanto de la propuesta por parte de CincoDías, y la posterior publicación por parte de la CNMC, las afectadas se volvieron a resentir, muy especialmente, Enagás, cuya cotización cayó otro 4,81%; seguida de Naturgy, que bajó un 2,80%. También las eléctricas sufrieron bajadas: REE, el 1,03%; Iberdrola, un 0,44% y Endesa, un 0,39%.

En tres sesiones, las energéticas reguladas han perdido 5.800 millones de capitalización. En las compañías esperaban un nuevo descalabro, dado que en Estados Unidos el jueves y el viernes fue un puente festivo, y hasta este lunes no se conocieron las recomendaciones de los analistas americanos.

En sendos informes, Citigroup y Goldman Sachs ven riesgos para el dividendo de Enagás (de 0,918 euros este año, con cargo a 2018, y la promesa de subirlo un mínimo del 1% hasta 2023), ya que la propuesta de la Comisión “acelerará considerablemente la caída de los beneficios y reducirá considerablemente el flujo de caja del grupo”, según Citigroup y recomienda vender y fija un precio objetivo de 17,9 euros. Goldman, que recuerda que el promedio del recorte de ingresos de la compañía sería de 240 millones entre 2021 y 2026, aunque de manera progresiva (de 100 millones en el primer año hasta 325 millones el último), también aconseja vender y deja el precio objetivo a 12 meses en 23,5 euros por acción.

Los recortes dan margen para una bajada media anual de la factura del gas del 4% y del 2,5% de la electricidad

También Bankinter recomienda desinvertir y recorta un 32% el precio objetivo de las acciones de Enagás, hasta 17,3 euros. En el caso de Naturgy, este banco ha cambiado la recomendación de comprar por neutral y han rebajado el precio objetivo un 10%: de 23,7 euros por acción a 26,1 euros. Un 36% del ebitda del grupo energético que preside Francisco Reynés lo generan las redes energéticas: las de gas, un 21% y las de luz, un 15%.

El presidente de la CNMC, José María Marín, aseguró este lunes que espera que este recorte de ingresos a las distribuidoras y transportistas, que se recaudan en los peajes que los consumidores pagan en sus facturas del gas y de la luz, se traduzcan en una bajada de las mismas.

Para Marín, las circulares sometidas a consulta pública, que podrían aprobarse en otoño una vez se presenten las alegaciones y reciba el dictamen del Consejo de Estado, “darán estabilidad a los sistemas, disminuirán el riesgo y beneficiará a los consumidores”.

Según estimaciones oficiosas, el fuerte recorte a la retribución del gas ofrece margen para bajar el recibo de los consumidores domésticos un 4% en promedio anual en seis años (el primer año mucho menos que el último, en línea con los propios recortes que serán progresivos). En el caso de la luz, la bajada podría ser del 2,5%.

Los peajes de acceso a las redes, que, junto con los llamados cargos, componen la parte fija de la factura, representan un 20% de la misma. Ambas partidas están disociadas: los peajes los fija la CNMC, mientras que los cargos (que suponen otro 25% del recibo) son potestad del Gobierno.

Al hacer este ejercicio hay que tener en cuenta que la Ley Eléctrica no permite bajar los peajes en tanto persista una deuda del sistema (que aún ronda los 20.000 millones) y obliga a destinar cualquier excedente a amortizarla. Las amortizaciones también hacen bajar los peajes, al reducirse el coste de la deuda, pero en menor medida.

 

Difícil rectificación

Fuentes del sector consideran que, pese a los argumentos que puedan utilizar las empresas afectadas por los recortes de la retribución de las redes en sus alegaciones, es muy difícil (por no decir imposible) que la CNMC pueda rectificar sus propuestas.

Tampoco el Ministerio para la Transición Ecológica parece muy dispuesto a cambiar la situación pues parece compartir las propuestas. Según fuentes empresariales, era conocida la sobrerretribución que recibían la red de gasoductos que gestiona Enagás, con tasas de rentabilidad (entre explícitas, del 5%, e implícitas, como el incentivo por “continuidad de suministro”) superiores al 10%.

En la misma medida, los títulos de la compañía que preside Antonio Llardén, estaban sobrevalorados. En apenas tres sesiones, estos se han depreciado más de un 15%.

Ante los tribunales las empresas lo tendrán complicado, pues es la propia Ley Eléctrica la que fija la revisión de la retribución por periodos regulatorios de seis años. Y en esta ocasión, frente al tajo a las renovables de 2013 no hay retroactividad.

Normas