Seguridad digital

Indra dotará a la UE de tecnología para responder rápido a ciberataques

Su solución permitirá monitorizar el ciberespacio para entender qué ocurre en cada momento

Trabajadores de Indra en su centro de ciberseguridad.
Trabajadores de Indra en su centro de ciberseguridad.

Indra está participando en el proyecto europeo Sparta, financiado con 16 millones de euros, para crear una potente red de competencias de ciberseguridad que proteja la futura economía digital en el continente. El papel de la tecnológica española es contribuir al desarrollo de “capacidades de ciberconsciencia” para detectar lo que ocurre en el ciberespacio en todo momento, según cuenta.

Desde la multinancional explican que su misión es aportar su experiencia y conocimiento en el desarrollo de soluciones innovadoras de monitorización que hagan posible entender lo que pasando en cada momento. “Así, de forma automática y, llegado el caso, la tecnología presentará a las autoridades posibles acciones de prevención y mitigación, con las que será posible recuperar la confianza en el entorno protegido, así como dar continuidad a sus servicios básicos”, dicen.

Indra trabaja concretamente dentro del programa de investigación T-Shark, que forma parte del proyecto europeo Sparta, para dotar a la UE de cacapidades de adquisición de ciberconsciencia situacional con las que monitorizar, detectar y responder de forma rápida a cualquier amenaza. Pero, qué es la consciencia situacional. Los expertos de Indra aclaran que se trata de herramientas de ayuda a la toma de decisión. “Pero para contar con esta capacidad primero es necesario conocer lo que pasa en el ciberespacio o en el entorno extendido del sistema a proteger, y para ello, es fundamental contar con toda la información de contexto posible”. Según Indra, el objetivo es amasar una cantidad ingente de información de distintas fuentes, estructurarla y analizarla de forma rápida.

“Un sistema de consciencia situacional se puede llegar a automatizar para que tome medidas de defensa por sí solo, mientras que desde el punto de vista de respuesta, el sistema propondría posibles medidas de acción”, continúan los responsables de Indra, que ponen un ejemplo. “Una planta industrial o infraestructura crítica tiene sistemas con distintos niveles de criticidad. La ciberconsciencia situacional puede detectar por ejemplo que el sistema de refrigeración está siendo atacado a través del sistema de control de acceso y podría proponer cortar este último servicio para no interrumpir la refrigeración que tiene un nivel de criticidad mayor”.

Los sistemas de consciencia situacional están basados en la aplicación de inteligencia artificial para detectar y predecir amenazas y en el uso de big data y la analítica de datos, entre otras tecnologías.

Indra precisa que están abordando el desarrollo de la solución y que esta podrá ser utilizada por organismos públicos y por cualquier empresa o industria que necesite un sistema de este tipo. La compañía española sostiene que de la confianza en el uso de redes y sistemas de información dependerán los más de 400.000 millones de euros al año y cientos de miles de puestos de trabajo que traerá la economía digital, según las estimaciones de la Comisión Europea. El proyecto de Sparta está integrado por 44 empresas y organismos de 14 estados miembros.

Inteligencia imprescindible

Área de investigación. Indra asegura que la consciencia situacional es una de las áreas de la ciberseguridad donde más esfuerzos haciendo. Cree que la inteligencia que aportará esta tecnología resultará “imprescindible” para actuar en un entorno tan dinámico como el de las redes y el internet del futuro. “De ella dependerá la protección de infraestructuras críticas como el transporte, la banca o el suministro de energía y agua, entre otras”, dicen.

Aplicación en tráfico. La tecnológica española prevé aplicar y probar las nuevas soluciones en su plataforma de gestión de tráfico (Indra Horus) para la monitorización en entornos reales. “Queremos demostrar su validez en el ámbito del transporte y en otros muchos”.

Normas