La CNMC propone recortar un 30% la retribución de las redes de gas

Lanza a consulta el método de cálculo de las tasas de rentabilidad de los activos regulados de luz y gas.

Red de gasoductos.
Red de gasoductos. Getty Images

El pleno del consejo de la CNMC acordó la semana pasada lanzar a audiencia pública las circulares con las metodologías elaboradas por los servicios técnicos del organismo sobre el cálculo de las tasas de rentabilidad financiera de los activos regulados del sector energético a partir de 2020. Concretamente, de las redes de distribución y transporte de electricidad y las de gas natural y de regasificación, respectivamente.

Las principales empresas afectadas (las cinco grandes eléctricas junto con REE, Naturgy y Enagás) se encontraban ayer a la espera de recibir unos textos legales que el consejo del organismo ha visado para someterlos a consulta pública y suponen, como ya es conocido, un recorte generalizado de dichas tasas.

Según fuentes conocedoras de la propuesta, el tajo es especialmente severo en el caso de la retribución de las redes de gas natural, que sufrirían una bajada de entre un 30% y un 40%. Los activos regulados del gas gozan de rentabilidades, explícitas e implícitas, de hasta el 10%. Esta se irá reduciendo progresivamente hasta 2026 hasta quedar aproximadamente en un 7%.

El problema, critican las gasísticas, es que el grueso del recorte se producirá, según la propuesta, en el segundo año del periodo (2021) y piden una bajada gradual “más justa”. Fuentes empresariales aseguran que en esta batalla cuentan con el apoyo del Ministerio para la Transición Ecológica, que, aunque no tiene potestad para fijar la metodología, debe elaborar un informe en el marco de la consulta pública.

Hasta la reforma energética de 2013 las redes, tanto de gas como de luz, se retribuían como parte de una bolsa, pero no individualmente. En dicha reforma, las líneas eléctricas pasaron a ser remuneradas individualmente, con lo que dejaron de cobrar por activos ya amortizados que formaban parte de dicha bolsa. En el caso del gas, la base de activos retribuibles se remonta al año 2000 y con la nueva metodología, ya igual a la de la luz, muchos tubos amortizados dejan de retribuirse.

Por su parte, las líneas eléctricas, una vez aplicado el método de cálculo propuesto por la CNMC, experimentarían un descenso del 6,5% actual al 5,58%. Mayor proporcionalmente resulta el recorte del transporte de electricidad, que explota REE, ya que cuenta con una serie de activos ya amortizados que también dejarían de cobrar.

Fuentes empresariales aseguraban ayer que el impacto negativo en Bolsa de la propuesta será inevitable, especialmente, para las gasísticas. Estas se han lamentado ante la CNMC del efecto que la propuesta de norma tendrá en Bolsa.

Con todo, los recortes derivados de las nuevas metodologías ya eran conocidos, pues en su día (en 2017 y 2018) la Comisión elaboró los correspondientes informes preceptivos para el antiguo Ministerio de Energía, que debía revisar obligatoriamente la rentabilidad de las redes antes de 2020, según la propia reforma energética del Gobierno del PP de 2013.

Los peajes de la factura del gas bajarán

Hay quien opina que el recorte de la retribución de las redes elaborada por a CNMC es “un torpedo en la línea de flotación” del PSOE lanzado por el presidente de la CNMC, José Marín, con la connivencia del directo de Energía, Fernando Hernández, nombrados en su día por el PP y que abandonan el organismo en otoño.

Según las mismas fuentes, un fuerte recorte al gas (el de la luz es menor y está descontado por el mercado) tendrá serias consecuencias financieras para las empresas. Sin embargo, estos exégetas no parecen tener en cuenta que una caída de la retribución derivará en una bajada de la parte fija de la factura del gas o peajes, lo que también tendría réditos políticos para el PSOE.

Normas