Banca

Unicaja encarga a Oliver Wyman su plan estratégico 2020-2022 que busca la independencia

Adelanta en un año el diseño de los retos de su negocio ante los bajos tipos

La entidad seguirá reduciendo costes con prejubilaciones

Manuel Azuaga, presidente de Unicaja
Manuel Azuaga, presidente de Unicaja

Unicaja está convencida de que puede mantenerse independiente los tres próximos años, periodo tras el cual, considera que el BCE subirá los tipos de interés y la presión sobre los márgenes descenderá considerablemente. Para demostrar que tiene palancas suficientes para seguir en solitario, tras el frustrado intento de fusión con Liberbank, la entidad malagueña ha encargado a la consultora Oliver Wyman que diseñe un nuevo plan estratégico 2020-2022, explican fuentes cercanas a la ex caja de ahorros.

Este encargo coincide con el nombramiento de un nuevo consejero delegado, Ángel Rodríguez de Gracia, que sustituirá a Enrique Sánchez del Villar a partir de agosto. De cualquier forma, Unicaja no está cerrada a operaciones corporativas en estos tres ejercicios si se presenta la oportunidad. Incluso podría volver a negociar con Liberbank.

El nuevo plan estratégico, que puede considerarse un reajuste del que vence en un año ya que se adelanta su fin, es consecuencia de la nueva política del BCE de no solo mantener durante más tiempo del previsto por el mercado los tipos de interés al 0%, sino de su previsible descenso a negativos, aseguran fuentes cercanas a la entidad.

De momento, el nuevo plan se apoyará en tres palancas en las que destaca Unicaja para apostar por su independencia: su solvencia (su ratio de capital CET1 fully loaded supera es del 13,5%), su también destacada cobertura, que en el caso del inmobiliario supera el 55%, y en los mimbres que tiene para generar plusvalías.

Sus retos son aumentar los ingresos mientras sigan los tipos de interés en negativo. Para ello, el banco tiene previsto incrementar sus entradas de dinero vía comisiones al potenciar su negocio fuera de balance, como fondos, pensiones, seguros,e incluso medios de pago. También tiene previsto seguir reduciendo costes con prejubilaciones, aunque el banco ya puso en marcha el pasado año un ajuste de plantilla en tres años, cuya cobertura ya realizó en gran parte el pasado año, y de los 184 millones de provisiones en total que le supone este plan, ya solo le restaría este año 40 millones.

Además, acelerará la venta de sus activos improductivos, que ahora ascienden a 1.508 millones de euros netos, y cuyas operaciones de enajenación ya le han supuesto alguna que otra plusvalía. Además, venderá algunos otros activos. De momento, el banco cuenta con unas plusvalías de 111,9 millones de euros por la venta de su participación del 20% en Ausol por un precio de 137,6 millones de euros.

Lo que no tiene intención es de desprenderse del 9,9% que posee en Caser (con un valor en libros de 61 millones, frente a los 1.100 millones a los que se ha puesto en venta el total de la aseguradora), pese al proceso de venta de la aseguradora. Solo tenían previsto enajenar una participación si hubiera triunfado la fusión con Liberbank.

El objetivo es mejorar su baja rentabilidad, uno de los retos de gran parte de la banca mediana, y que les lleva a intentar operaciones corporativas. En el caso de Unicaja y Liberbank el hecho de que la entidad malagueña no quisiera modificar el canje de 60%-40% solo fue la gota de agua que rompió las negociaciones.

Depósitos de Ceiss que remuneran al 4,5% y pasan al casi 0%

Vencimientos. Unicaja cuenta con otra palanca para mejorar sus resultados pese a los tipos en negativo. Cuenta con más de 80 millones de euros entre depósitos (algo más de 55 millones de euros) y cédulas (25 millones) a un tipo medio del 4,5%, heredados de la antigua Ceisss, y que en conjunto vencen entre este año y 2020.

40% del futuro beneficio viene de calendario. El banco cuenta con un 40% de su beneficio asegurado ya, según fuentes cercanas a la entidad. La desaparición de los depósitos altamente remunerados, el calendario más laxo en 2020 de las provisiones por prejubilaciones, o las plusvalías provenientes de la venta a Ausol ayudan a mejorar el resultado del banco sin incluir los ingresos por el negocio.

Normas