Telefónica España responde a los sindicatos que está cómoda con la plantilla actual

Busca cambiar su estructura geográfica actual ante el cierre del cobre en 2024

José María Álvarez-Pallete, presidente ejecutivo de Telefónica.
José María Álvarez-Pallete, presidente ejecutivo de Telefónica.

Telefónica España y sus sindicatos han mantenido este martes un nuevo encuentro dentro del proceso de negociación del nuevo convenio colectivo, el denominado Convenio de Empresas Vinculadas (CEV), que incluye a las filiales Telefónica de España, Móviles y Soluciones. Desde la compañía se ha indicado que está razonablemente cómoda con la plantilla actual en el mercado español.

De esta forma, la operadora ha respondido a los planteamientos iniciales de los sindicatos, cuyos representantes preguntaron si la compañía tenía previsto presentar un nuevo plan de bajas voluntarias dentro del convenio colectivo, tal y sucedió con el anterior.

No obstante, desde la empresa se ha precisado la necesidad de captar los mejores profesionales externos o internos. Según fuentes sindicales, Telefónica quiere implantar un modelo de selección de personal más moderno y específico, y revisar así los modelos de reclutamiento y selección.

Telefónica ha planteado que la dispersión geográfica actual, que obedecía a la antigua necesidad de la presencia física para el despliegue de infraestructuras ya está superado. La teleco cree que es necesario ordenar y simplificar su actual distribución geográfica, ante el objetivo culminar el cierre de la red de cobre en 2024. La compañía advirtió de las dificultades para dotar de ocupación efectiva a los empleados en determinadas localidades.

La representación de la empresa ha señalado que la compañía va a pasar de ser una empresa de servicios de voz a una compañía tecnológica, apostando por una conectividad inteligente sobre redes virtualizadas de alta velocidad basadas en software y que integren elementos de inteligencia artificial, lo que implica una profunda transformación técnica y sociolaboral.

Telefónica ha abogado por cambios en la clasificación profesional, que en su opinión debe ser más sencilla. También apuesta por cambios en la movilidad funcional y geográfica, en empleo y selección, y la conciliación e innovación.

Además, los representantes de Telefónica han insistido en avanzar en materias como plan de igualdad, adaptándolo a los nuevos requisitos legales, con el desarrollo de los derechos de conciliación de los progenitores, los permisos retribuidos más eficientes y el teletrabajo.

En términos generales, la compañía ha valorado positivamente el primer CEV, cuya vigencia concluyó a final de 2018, destacando factores como la creación de empleo, los programas de becas, el aumento salarial a pesar del negativo contexto económico, las mejoras en materia de jornada que han permitido a cerca de 2.000 trabajadores pasar a jornada continua, la formación, y el impulso al teletrabajo. Telefónica cree que el CEV es una referencia en el mundo laboral en España.

La empresa también destacó el incremento del poder adquisitivo, pese al contexto de contracción del sector y de los márgenes económicos, durante toda vigencia del CEV, con un incremento total de la masa salarial del 4,9%, además de los pluses de productividad, que ascienden a un total de 1.250 euros, incorporándose el último plus de 250 euros a los sueldos base.

Normas