La caída de Daimler da una oportunidad a Mercedes-Benz

Kaellenius arranca su andadura como consejero delegado de la marca con un 'profit warning' que le puede resultar útil a la hora de defender la necesidad de ahorrar

Modelo 2020 Mercedes-Benz GLS 580 presentado recientemente en Nueva York.
Modelo 2020 Mercedes-Benz GLS 580 presentado recientemente en Nueva York. REUTERS

El eslogan de Mercedes-Benz, "Lo mejor o nada", sonará hueco a los accionistas del grupo matriz Daimler, que a última hora del domingo anunció su tercer profit warning en aproximadamente un año. El anterior eslogan, más ambiguo, Como ningún otro, parece más apropiado. Sin embargo, las malas noticias pueden resultar paradójicamente útiles para el nuevo jefe, Ola Kaellenius, que tiene que llevar a cabo recortes radicales de costes en la empresa automovilística de 51.000 millones de euros.

Kaellenius espera ahora que el beneficio del ejercicio antes de intereses e impuestos (ebit) sea “de la magnitud” de los 11.100 millones de euros de 2018, en comparación con las expectativas anteriores de un ligero aumento. Utiliza las expectativas de los analistas de unos 172.000 millones de euros de ingresos, lo que implica un margen del 6,5% en 2019; la media de Daimler en los últimos tres años ha sido de alrededor del 8%, según los datos de Refinitiv.

Sin embargo, Kaellenius, que el mes pasado tomó las riendas del equipo de Dieter Zetsche, su antiguo jefe, podría considerar que las malas noticias son bastante útiles, dado el imperativo de aumentar los malos márgenes de Daimler. En su última reunión de accionistas en mayo, Zetsche dijo que “todo está bajo escrutinio”, incluyendo los costes fijos, variables, materiales, de personal, de inversión y de producto. Eso es apropiado: el ebit de Daimler por empleado el año pasado fue de solo 37.000 euros, frente a los 68.000 euros de BMW, según los cálculos de Brea­kingviews. La empresa de Kaellenius gastó el año pasado el 10,2% de los ingresos del grupo en gastos de venta, generales y administrativos, según Evercore ISI, es decir, un punto porcentual más que BMW.

Cambiar eso significa sacudir una empresa en expansión; es probable que Kaellenius se enfrente a la oposición de los grupos sindicales de la junta directiva y de los mandos intermedios de Daimler. Las repetidas conmociones y el bajo precio de las acciones les harán más difícil argumentar que Daimler puede permitirse el lujo de seguir adelante como hasta ahora.

Para más información Breakingviews. reuters.com Los autores son columnistas de Reuters Breakingviews. Las opiniones son suyas. La traducción, de David Vázquez Baciero, es responsabilidad de CincoDías.

Normas