Renta fija

El impacto de la Fed: el bono de EE UU cae del 2%

Las expectativas de rebaja de tipos han contribuido a acentuar la inversión de la curva de tipos

El impacto de la Fed: el bono de EE UU cae del 2%

La Fed no quiere que sus palabras caigan en saco roto y dos semanas después de que su presidente dejara abierta la puerta a una rebaja de los tipos, la institución comienza a prepararse. De producirse sería el primer recorte de los tipos desde 2008. La decisión, que se conoció ayer, ha tenido hoy su repercusión en el mercado. La rentabilidad de la deuda estadounidense, en caída libre ha vuelto a primera línea de fuego. El bono a 10 años bajó del 2%, algo que no sucedía desde noviembre de 2016. Las expectativas de rebaja de tipos que manejan los miembros del comité del banco central de EE UU han contribuido a acentuar la inversión de la curva de tipos. Las letras a tres meses pagan el 2,12% mientras los bonos a dos y cinco años, el 1,72% y el 1,73%.

Nicolo Carpaneda, director de inversión en el equipo de renta fija de M&G, señala que si bien la zona euro tiene sentido una rebaja de los tipos, en la primera economía americana no, pues según las estimaciones que manejan el PIB crecerá entre un 2,7% y un 2,5% este año. El gestor apunta que si bien por razones fundamentales la medida carece de sentido, puede que Powell esté divisando en el horizonte una situación que el mercado no descuenta. "En Europa hay más problemas de inflación que en EE UU", apunta el experto. A esto se suma, que el esquema de la Fed de Nueva York, sitúa las probabilidad de recesión en 2,7%"

Pero las advertencias de M&G no quedan ahí. "Es la primera vez que la Fed no ha subido los tipos un 2% por encima de la inflación. En esta ocasión el repunte se ha limitado al 0,7%, pues el IPC está en el 1,8% y los tipos en el 2,5%". Carpaneda considera que si el objetivo de Powell es seguir manteniendo la Bolsa en máximos, como viene registrando en los últimos años, la situación es complicada.

Respecto al cambio de postura en la Fed, el gestor cree que la presión de Donald Trump ha influido. Pese a que el banco central estadounidense ha reafirmado su independencia, las acusaciones lanzadas por el presidente de EE UU están generando su influencia en los miembros de la institución. El mejor ejemplo de ello ha sido la división mostrada por el comité en la última reunión. Más allá de las diferentes expectativas que manejan los integrantes de la Fed, la decisión de no tocar los tipos contó con un voto en contra, algo que no sucedía desde diciembre de 2017.

Normas