Aviación

El 737 Max pasa factura: Aibus logra 11.5000 millones en pedidos en París y Boeing cero

La estadounidense baraja quitar "Max" de su catálogo y la europea pone en el mercado el A321 de largo radio

Un Airbus A330 NEO, en el salón de parís en Le Bourget.
Un Airbus A330 NEO, en el salón de parís en Le Bourget. REUTERS

El salón aéreo de Le Bourget, principal cita del sector aéreo en todo el año, llega este 2019 con centenares de unidades del avión estrella de Boeing varados en el hangar. El Boeing 737 Max lleva en tierra desde marzo, tras dos accidentes mortales en poco tiempo ligados a fallos de diseño. La estadounidense aún busca vías para recuperar el prestigio perdido y pedir perdón a sus clientes, oportunidad que ha sido aprovechada por su rival Airbus. La europea ha presentado en París su nuevo modelo A320 XLR, un aparato de tamaño pequeño pero largo radio (hasta 8.700 kilómetros) y ha conseguido en el primer día de la feria órdenes por 11.500 millones de euros. Boeing está a cero.

Airbus ha conseguido un gran contrato con la influyente empresa de leasing Air Lease Corporation (ALC) por un centenar de aviones, valorados en casi 10.000 millones, incluyendo algunos A220 XLR. Además, ha conseguido un contrato de ocho A330 (aviones de mayor tamaño) con Virgin Atlantic. "Por lo que sabemos, podemos esperar una feria muy positiva, con muchas órdenes", apuntó el CEO de la europea, Guillaume Faury.

El A320 XLR pretende ocupar un hueco en el mercado de aviones para trayectos largos pero con poca capacidad, utilizados para ciudades de pequeño tamaño. Airbus, además, quiere aprovechar el retraso en el lanzamiento de un modelo de Boieng para este mismo mercado, llamado NMA, cuyo lanzamiento ha sido cancelado por la crisis del 737 Max.

Por su parte, la estadoundiense está en mode defensivo. El responsable ejecutivo de los aviones comerciales de la compañía, Kevin McAllister, señaló que son conscientes de que deben "trabajar para recuperar la confianza", después de dos accidentes que provocaron 346 muertes, presuntamente a causa de un software defectuoso.

McAllister no quiso especular, porque no depende de Boeing sino de las autoridades de seguridad, sobre cuándo podrán volver a utilizar los 737 Max las compañías que ya lo habían integrado en sus flotas (hay 387), ni las que los han comprado y deberían recibirlos en el futuro (más de 4.600). La empresa, de hecho, está barajando cambiar el nombre y eliminar el sufijo "Max", según indicó el CFO de Boeing Greg Smith. 

Normas