Vodafone valora sus activos en España en 7.730 millones tras el ajuste del último año

Deja de reconocer activos fiscales diferidos por 1.166 millones

Sede de Vodafone España.
Sede de Vodafone España.

Vodafone situado el valor de sus activos en España en 7.730 millones de euros al cierre del ejercicio fiscal de 2018, concluido el 31 de marzo, según indica la operadora en su informe financiero anual, publicado hace pocos días. La cifra es un 27% inferior a la establecida en marzo de 2018, y un 30% por debajo a los 11.035 millones de del mismo mes del año anterior.

En este sentido, el valor del conjunto de los activos se sitúa ligeramente por encima de los 7.200 millones de euros en que se valoró la adquisición de Ono en 2014 (cantidad que incluyó pago en efectivo y deuda).

La reducción es consecuencia del saneamiento en el valor de los activos en España de 2.900 millones de euros aprobado por el grupo Vodafone, y anunciado en noviembre pasado, al considerar que los flujos de caja en el futuro frente a las tasas de inversión serán inferiores.

En la memoria, el grupo precisa también que ha dejado de reconocer activos fiscales diferidos en España por un importe de 1.166 millones de euros. En este caso, la cifra es ligeramente superior a los 1.048 millones anunciados en noviembre pasado. Esta decisión era consecuencia de una nueva evaluación de previsiones realizada por la operadora, que dio como resultado una menor generación de caja en el futuro, lo que impediría a la compañía alcanzar beneficios suficientes para contabilizar esos créditos fiscales.

Carta al accionista

En la carta a los accionistas, incluida en el informe, tanto el presidente del consejo de administración, Gerard Kleisterlee, como el consejero delegado, Nick Read, advierten de la debilidad del negocio en España durante el pasado año, recordando que reposicionamiento tarifario puesto en marcha tras la decisión de abandonar el fútbol televisado. En este sentido, la operadora defiende esta medida, porque no era rentable, señalando que el potencial de crecimiento de la base de clientes con fútbol era limitado.

Además, Read defiende el acuerdo para compartir infraestructuras establecido en España con Orange, que generará unos ahorros de 600 millones de euros en diez años; el lanzamiento en el mercado español de las tarifas con datos móviles ilimitados; el crecimiento de Lowi, marca low cost de la operadora en España, y el lanzamiento de la marca digital Vodafone Bit. De igual forma, Vodafone recuerda su decisión de explorar posibles vías para rentabilizar sus activos de torres de telefonía móvil en Reino Unido, Italia y España.

En cualquier caso, Vodafone destaca el peso que España tiene en sus cuentas. De hecho, aportó en torno al 11% de los ingresos por servicios de la operadora, lo que mantiene a España como cuarto mercado, solo por detrás de Alemania, Reino Unido e Italia. La filial española aporta 13,7 millones de clientes de móvil y 3,2 millones de usuarios de banda ancha.

Elecciones sindicales

Comicios. Vodafone España va a celebrar hoy elecciones sindicales en todos los centros de trabajo que tiene en España. El comité intercentros que salga de estos comicios deberá negociar el próximo convenio colectivo, puesto que el actual concluye el 31 de diciembre de este año.

ERE. La operadora puso en marcha a principios de año un expediente de regulación de empleo (ERE) que afectó a cerca de 1.000 trabajadores, cerca del 20%. En el acuerdo final, Vodafone se comprometió a no acometer ningún otro despido colectivo hasta el 31 de marzo de 2021. De esta forma, este último aspecto se deberá incluir en el nuevo convenio, en el que también se abordarán puntos claves como la política salarial.

Normas
Entra en El País para participar