Mercado residencial

Dos de cada tres casas del excedente del boom no se han vendido todavía

El año pasado el stock de viviendas nuevas solo se redujo un 3,6%

Viviendas en construcción en el Cañaveral.
Viviendas en construcción en el Cañaveral.

A pesar de que el stock de vivienda nueva sin vender encadena nueve años consecutivos de descensos, el ritmo y la capacidad de absorción de los excesos del boom es muy limitado. El año pasado cerró con un excedente de 459.876 casas de obra nueva sin vender, apenas 17.000 menos que en 2017, con lo que el stock se contrajo un escaso 3,6%, según los datos publicados ayer por el Ministerio de Fomento. Desde los máximos registrados en 2010, cuando el parque de viviendas nuevas llegó a rozar las 650.000, apenas se ha reducido un tercio el stock, por lo que dos de cada tres casas restantes siguen sin venderse.

La reducción del excedente en un 3,6% el año pasado es ligeramente superior a la registrada en 2017, cuando el descenso fue del 3%, pero se mantiene en línea con la evolución de los últimos años, que nunca ha superado el 5%, a excepción del año 2012, cuando el stock bajó en un 6,9%. Las casi 460.000 casas todavía sin vender en España suponen sin embargo un peso limitado respecto a la totalidad del parque: son tan solo un 2% de las más de 25,7 millones de viviendas construidas en suelo nacional.

En términos absolutos, Comunidad Valenciana, Cataluña y Andalucía concentran a ellas tres la mitad de todo el excedente inmobiliario del país, en parte porque sus zonas costeras fueron de las que más sufrieron el boom especulativo y donde más difícil está resultado equilibrar el exceso de oferta con la demanda actual en vivienda. Todas las comunidades excepto Canarias (así como Ceuta y Melilla) recortaron el año pasado su stock respecto a 2017, siendo el País Vasco y Baleares donde más disminuyó, un 29,6% y un 10%, respectivamente. 

Madrid y Barcelona son, junto con Alicante, las dos provincias que mayor excedente de viviendas concentran sobre el total nacional (más de un 8% cada una), aunque en comparativa con su propio parque, el stock en estas dos capitales representa menos del 1,5% del total, la mitad que en la provincia alicantina. “Madrid y Barcelona aglutinan un gran volumen de la construcción en comparación con otras provincias”, apunta el Ministerio de Fomento, que indica no obstante que el peso resulta “equilibrado dado el amplio parque de viviendas existente en dichas provincias”.

Donde sí permanece un elevado porcentaje de viviendas en stock, tanto sobre el total nacional como sobre su propio parque de vivienda, es en la Comunidad Valenciana, Canarias y en Castilla-La Mancha. Una tendencia que también se observa a nivel provincial en Castellón, Murcia, Toledo y Almería, donde el excedente de viviendas nuevas se sitúa en torno al 5% del parque.

En el extremo opuesto, Cantabria, Navarra y Extremadura carecen de stock de vivienda, mientras que en las provincias de Huelva, Málaga, Guadalajara, Lugo o Guipúzcoa no llegan al 1%.

Normas